Digital

Padres e hijos están a expensas de la adicción a la tecnología

De las garras de la adicción a la tecnología no escapa nadie (ni grandes ni pequeños)

El 45% de los padres se confiesa tener adicción a la tecnología. Esta proporción desciende hasta el 39% en el caso de los hijos.

adicciónCuando hablamos de la adicción a la tecnología, quienes suelen ser puestos invariablemente en la picota son los más jóvenes de la casa. Sin embargo, lo cierto es que también los adultos hechos y derechos están a merced de la tecnología (con la que desarrollan no pocas veces una relación de naturaleza adictiva).

Según un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos por Common Sense Media, el 45% de los padres confiesa tener adicción a la tecnología, 18 puntos porcentuales más que en 2016. En cambio, sólo el 39% de los hijos consultados en el marco de la investigación emprendida por Common Sense Media confiesa tener adicción a la tecnología. Esta cifra está 11 puntos porcentuales por debajo de la arrojada por el mismo estudio en 2016.

En esta misma línea el 52% de los padres admite que invierte demasiado tiempo en dispositivos tecnológicos (bastante más en 2016). En cambio, los adolescentes se encuentran cada vez más cómodos con el uso que hacen de la tecnología (de la que dicen no abusar).

Aun así, y pese a que los más jóvenes tienden a negar la mayor (que son adictos a la tecnología), hay otros datos que ponen en jaque tal afirmación.

Aproximadamente dos terceras partes de los adolescentes se llevan a la cama al smartphone de sus amores y el 30% llega al extremo de dormir con este dispositivo.

Padres e hijos, bajo la tiranía de la adicción a la tecnología

En cuanto a los padres, aunque la proporción de progenitores que tienen el móvil al alcance de la mano durante la noche es cada vez mayor, sólo el 12% duerme con él.

También es menor la proporción de padres (26%) que de hijos (36%) que reconocen despertarse al menos una vez por la noche para consultar su smartphone.

Por otra parte, casi el 40% de los hijos endilga a sus padres la etiqueta de adictos al móvil, 10 puntos porcentuales más que en 2016.

Llama la atención (o quizás no tanto) que el 56% de los adolescentes con padres adictos confesos al móvil confiesen tener también una relación adictiva con este dispositivo.

Y aquellos jóvenes cuyos padres tienen una relación problemática con la tecnología están igualmente más predispuestos a admitir que este tipo de comportamiento ha dañado su relación (20%) que aquellos adolescentes cuyos progenitores no son adictos a los dispositivos tecnológicos (2%).

En términos generales tanto padres como hijos apuntan que los conflictos a cuenta de la tecnología son cada vez menos frecuentes, quizás porque unos y otros han terminado por admitir que son reos de la tecnología.

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

Yoigo

Podcast

Atres

Compartir