líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los GIF, un

Digital MarketingLos GIF podrían estar en su lecho de muerte

¿Están los GIF en su lecho de muerte?

Los GIF, un "hype" trasnochado que la Generación Z quiere mandar al geriátrico

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Puede que a ojos de los millennials los GIF conserven aún algo de encanto, pero para la Generación Z este formato es definitivamente para "boomers".

Hace diez años los GIF portaban orgullosos la corona de reyes (absolutos) de la red de redes. Absolutamente ubicuos en prácticamente todas las plataformas, los GIF se ufanaban de ser el contenido más goloso para los internautas, que los consumían con suma delectación.

En sus mejores años los GIF se convirtieron en una suerte de «lingua franca» en internet y su popularidad alcanzó cotas tan altísimas que el Museo de Imagen en Movimiento de Nueva York dedicó incluso a este formato una exposición bautizada con el nombre de «Moving Image as Gesture».

«El GIF es definitivamente el formato la generación nacida al calor de la red de redes», aseguraba allá por 2016 David Hayes, por aquel entonces director de estrategia de Tumblr, en declaraciones a Mashable. Hace seis años se subían cada día a Tumblr más de 23 millones de posts cuyo contenido principal eran los GIF.

Conscientes del fenomenal gancho de los GIF, iMessage, Facebook y Twitter terminaron también pertrechándose de herramientas de búsqueda para ayudar a sus usuarios a dar con el GIF perfecto.

Y quizás ese fue el gran punto de inflexión de los GIF. Los buscadores de GIF se reprodujeron como setas en todas las plataformas y todos arrojaban invariablemente los mismos resultados, lo cual terminó opacando el brillo, otrora rutilante, de este formato. De repente los GIF comenzaron a parecer anticuados, trillados y hasta baratos.

Los GIF, del epítome de lo «cool» al epítome de lo viejuno

Puede que a ojos de los millennials los GIF conserven aún algo de encanto, pero para la Generación Z este formato es definitivamente para «boomers». Así lo aseguró de manera tajante Virginia Tait en un artículo publicado el pasado mes de enero por Vice. Y es que la omnipresencia de los GIF en todas las plataformas terminó convirtiendo en «embarazoso» un formato que antaño presumía de «cool».

Muchos centennials tildan sin prurito alguno de «cringe» las reacciones que se apoyan en un formato, el GIF, que no tiene para ellos nada de gracioso y sí mucho de vulgar.

Los GIF se han quedado anticuado y han pasado definitivamente de moda, subraya Kaitlyn Tiffany en un artículo para The Atlantic. Sus orígenes se remontan, al fin y al cabo, a 1987, cuando CompuServe se sacó de la chistera este formato, que se preciaba de no causar pérdida de calidad en las imágenes de hasta 256 colores. Más tarde los GIF saborearían las mieles del éxito en Geocities, cuyo «boom» en esta plataforma ha sido preservado para la posteridad por Internet Archive en la página GifCities.

Hubo una época en que los GIF eran especiales. «Los vídeos existían en otros lugares, las pinturas y las fotografías también, pero los GIF no existían en ningún otro lugar hasta la llega de internet», subraya el artista de GIF Matt Semke en declaraciones a The Atlantic. Y a la gente le encantaba este formato porque el contenido allí alojado se reproducía en una suerte de bucle infinito. En la actualidad muchos GIFs se convierten en archivos de vídeo MP4, pero en ellos el «loop» no se resulta ni mucho menos tan perfecto.

Para personas como Semke 2007 fue en muchos sentidos el mejor año de sus vidas. Por aquel entonces levantó el telón Tumblr, una plataforma que acabaría convirtiéndose a la postre en el hogar natural de los GIF. Allí era donde acudían en tropel internautas hambrientos de este formato. Hoy los GIF son, no obstante, más bien una rareza en Tumblr. E incluso las plataformas más afines a priori a este formato (Twitter o Imgur, por ejemplo) convierten los GIF en vídeos en formato MP4. Al fin y al cabo, la técnica de compresión de vídeos ha evolucionado tanto en los últimos años que muchos archivos de vídeo pesan actualmente bastante menos que los GIF (un formato que otrora presumía de ser ligero como una pluma).

La parca y su afilada guadaña acechan a los GIF

Sin embargo, para algunos los GIF son una forma de arte cuya magia no pueden reproducir al 100% (aunque lo intenten) los omnipresentes y menos pesados vídeos en formato MP4. «El MP4 está emborronando la perfección en cuanto a píxeles de la que presumían los GIF», denuncia Eddie Kohler, científico de computación de la Universidad de Harvard.

Así y todo, los artistas se deben a su audiencia y muchos de quienes estaban hace unos años volcados en Tumblr para difundir sus GIF han terminado mudándose a Instagram en aras de una mayor visibilidad. Instagram no admite, eso sí, el formato GIF, por lo que hay que hacer necesariamente la conversión al vídeo MP4. «Esta es precisamente la razón por la que sigo en Tumblr», dice la artista Cat Frazier. «Si pudiera subir archivos GIF en cualquier parte y no tener que reformatearlos, estaría también en otras plataformas» , asevera.

Tumblr sigue siendo el hogar natural de los GIF, pero incluso esta plataforma podría terminar dando la espalda a un formato que se ha quedado inevitablemente «demodé». Este verano Tumblr inició un experimento para comenzar a mostrar a una pequeña fracción de usuarios los GIF en formato MP4 para acelerar así su velocidad de carga.

¿Estamos entonces ante la muerte inminente de los GIF? Tumblr, la plataforma que contribuyó al apogeo de este formato, es contemplada cada vez más como una suerte de reliquia de internet (al igual que los GIF).

Los GIF han terminado por convertirse en «cringe» a ojos de los usuarios porque son demasiado fáciles de hacer y encontrar y han sido en este sentido completamente devaluados a ojos del gran público. Además, están siendo reemplazados por formatos más novedosos como los vídeos de TikTok y los clips cortos con sonido incorporado de Twitter.

Así y todo, siempre quedará un puñado de masoquistas empeñados en seguir consagrados en cuerpo y alma a los GIF, que son, no en vano, una forma de arte. Y puesto que esta forma de arte está a merced de cada vez restricciones, quienes practican todavía este arte en vías de extinción liberan también en mayor medida su creatividad (porque de la necesidad brota, al fin y al cabo, la virtud).

 

GroupM ve las orejas al lobo y corrige a la baja sus previsiones de gasto publicitario para 2023AnteriorSigueinteEl villano de este sombrío spot animado es una alegoría de la crisis energética actual

Contenido patrocinado