Digital

Google a favor de una web libre para hacer una ad experience más segura este 2017

El pasado lunes 23 tuvo lugar en las oficinas de Google en Madrid una videoconferencia dada por Scott Spencer, director of product management. Coordinada por la Union Station de la compañía, situada en Toronto, Canadá, a las que atendieron distintos sedes de países diversos.

Se trató todo lo referido a la importancia de contar con una web libre y abierta como recurso esencial para particulares y empresas. Por ello, los anuncios tienen un papel esencial a la hora de asegurar a las personas el acceso a una información precisa y de calidad en la red. 

Spencer basa la mayor parte de su trabajo en mejorar las políticas de la compañía en materia de Google Ads. Entiende estos anuncios como la clave para el acceso abierto, y la calidad de la información, pues establecen una serie de estándares para asegurar en la mayor medida posible una ad experience de calidad tanto para anunciantes como usuarios.

Los malos anuncios pueden arruinar la experiencia de los usuarios en internet, ya que pueden ofrecer productos ilegales y realizar promesas poco realistas. Pero lo peor es que pueden engañar para que el usuario ofrezca información personal y a su vez infectar los dispositivos con software dañino.

Siempre con el objetivo de proteger a los usuarios, han vuelto a revisar sus políticas, mediante la cual se han visto obligados a eliminar más de 1.700 millones de anuncios que no cumplían con los mínimos que establecen.

Durante 2016 se han retirado el doble de anuncios que infringían su política en contraste con 2015.

En esta vuelta de enfoque, siguen con el objetivo puesto en proteger a sus usuarios, pero ahora se han centrado en cumplir la política, proteger los talentos, e implementar la tecnología que tienen en su mano. Invierten en esta última para mantener los malos comportamientos alejados.

Estudiando los anuncios eliminados, se han dado cuenta de un hecho preocupante; existe una gran cantidad de actividades ilegales en las que anuncian productos relevantes al mundo de la salud, que juegan con la credibilidad del usuario.

Las cifras hablan por sí solas:

68 millones de anuncios fueron eliminados por infringir las normativas sanitarias, - lo que representa un aumento desde los 12,5 millones en 2015 -.

80 millones de anuncios engañaron o provocaron un shock en los usuarios.

112 millones contenían algún tipo de argucia para engañar al usuario para que hiciera clic en él y dañar el sistema.

1.300 cuentas fueron desactivadas por hacer tabloid cloaking (encubridores como noticias).

Pero no solo se han desactivado anuncios, sino también web sites que tienen como objetivo único hacer dinero engañando al usuario que navega a través de Google.

Pusieron en práctica dos nuevos aspectos para mejorar sus sistemas: ampliar las políticas publicitarias para incrementar la protección contra ofertas engañosas y abusivas y mejorar su tecnología para detectar y retirar los anuncios más rápidamente.

Desde hace tiempo, Google cuenta con políticas que prohíben a los editores de AdSense, plataforma publicitaria de la propia compañía, utilizar anuncios en sitios con contenidos deshonestos como los que pueden vender copias plagiadas de trabajos académicos, por ejemplo.

Desde noviembre del 2016, analizan 550 sitios sospechosos de hacerse pasar por organizaciones de noticias y que, por lo tanto, podrían infringir sus políticas, actuando contra 340 por este mismo motivo. También fueron retirados permanentemente de la red unos 200 editores.

En definitiva, aunque retiraran más anuncios durante el año pasado que nunca antes, la batalla no termina aquí. Invierten en mejorar la detección al mismo tiempo que los estafadores invierten para lograr unos mecanismos más elaborados para engañar a sus sistemas.

Seguir encontrándolos y luchar contra ellos es esencial para crear una web sostenible y abierta de la que todos podamos beneficiarnos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir