Digital

Google cobrará a los fabricantes de smartphones por el uso de su servicio de apps

Google licencia Play Store para paliar los efectos de la histórica sanción de Bruselas

A partir del 29 de octubre Google cobrará licencias de Play Store a los fabricante de nuevos dispositivos del Espacio Económico Europeo para cumplir con la sanción impuesta por Bruselas.

google playEl pasado mes de julio y tras 3 años de investigación, Bruselas imponía la mayor multa de la historia de la Unión Europea a Google al considerar probado que ejerció abuso de dominancia con su sistema operativo Android al obligar a los fabricantes de móviles a instalar su sistema por defecto.

La cuantiosa sanción de 4.300 millones de dólares, ha llevado a la tecnológica a apretarse el cinturón y poner en marcha nuevas medidas con el objetivo de que le salgan las cuentas.

A pesar de haber recurrido la decisión de las autoridades europeas, parece más que evidente que, en esta ocasión, los de Mountain View no tendrán más remedio que aflojar el bolsillo.

Para abonar la multa sin que ello suponga un debilitamiento de sus resultados económicos y, sobre todo, ante los cambios que debe hacer en sus contratos con fabricantes como Samsung o Huawei, Google comenzará a cobrar licencias por Google Play.

Así, para los nuevos dispositivos, los fabricantes que cuenten con el sistema operativo Android deberán pagar una tasa para poder ofrecer Play Store y otras aplicaciones como Maps y YouTube, mientras Chrome y Search podrán obtenerse a través de otra licencia distinta.

Este movimiento supone mayores opciones para los fabricantes que podrán, además de contar con Google Play ofrecer navegadores o buscadores de otros servicios como Microsoft o Mozilla.

Esta licencia, una cuantía fija por dispositivo, busca compensar las posibles pérdidas derivadas del descenso de búsquedas que podría darse a raíz de los cambios y se deja en manos de los fabricantes la posibilidad de compensar esta tasa cargándosela a los consumidores, lo que se traduciría en una subida de precios en los terminales, o a los desarrolladores de apps.

Asimismo, este cambio permite a los fabricantes utilizar versiones clonadas de Android, como Fire de Amazon, un sistema basado en el código de Google pero que no es compatible con sus apps.

Es decir, en caso de utilizar una versión clonada, algo antes prohibido por contrato, solo se podrá acceder a los servicios de Google utilizando otro navegador como, por ejemplo, Firefox. Además, tampoco podrá llevar el nombre de Android.

Las nuevas opciones de licencias entrarán en vigor el próximo 29 de octubre y se aplicarán a todos los smartphones y tablets lanzados en el Espacio Económico Europeo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir