Digital

Google y su relación simbiótica con los editores

Google no pone la soga al cuello de los medios (de quienes es amigo íntimo)

evilLos publishers (algunos al menos) no contemplan con demasiada simpatía a Google, de cuyas buenas intenciones desconfían. Sin embargo, y pese a su fama de “chico malo”, el gigante de internet es en realidad amigo de los editores que tanto le critican (a veces). Así ha querido dejarlo claro Philipp Justus, vicepresidente de Google para Alemania, Austria y Suiza, en su intervención en el congreso Deutscher Medienkongress, que tiene lugar hoy y mañana en Frankfurt (Alemania).

Justus ha recocido que la compañía para la que trabaja y los medios luchan por dar caza a los mismos presupuestos publicitarios (los de los anunciantes). Sin embargo, “nosotros no somos el enemigo. Somos, de hecho, amigos de los medios. Puede que nuestra relación no sea siempre fácil, pero es totalmente simbiótica”, ha recalcado Justus.

Google, dice Justus, es una canal de vital importancia para conectar a los internautas con las empresas y los medios. “Se trata de una situación win-win que no hemos explotado aún adecuadamente, pero podría dar de sí todo lo que espera de ella de la mano de una tecnología con la que estamos experimentando actualmente”, ha señalado Justus.

Apoyándose en esta tecnología (cuyo eje central es la inteligencia artificial), los publishers estarán en disposición de conocer cuándo el internauta está verdaderamente dispuesto a pagar por contenidos digitales y cuándo no lo está.

Durante su intervención en Deutscher Medienkongrees Justus ha tendido la mano no sólo a los editores sino también a las agencias y a los anunciantes, con quienes cree que es preciso reforzar la cooperación. ¿El objetivo? Mejorar ostensiblemente la calidad de la publicidad digital.

El controvertido tema del “brand safety” ha salido asimismo a colación en la intervención de Justus, si bien el ejecutivo de Google no ha podido evitar reconocer que estamos ante un problema que no ha sido resuelto aún al 100%.

Para terminar de solventarlo Google ha incrementado notablemente los controles, en particular en YouTube (donde el “brand safety” ha demostrado ser más vulnerable en los últimos tiempos). A finales de 2018 10.000 personas trabajarán vigilando contenidos en YouTube, ha anunciado Justus. Y no sólo eso. La compañía de Mountain View está invirtiendo a manos llenas en una tecnología de nueva hornada capaz de reconocer (con un 98% de aciertos) si los vídeos albergan en sus entrañas contenidos extremistas o potencialmente dañinos para los niños.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir