Digital

Google se asocia con el gigante de marcas de gafas como Oakley o Ray-Ban para crear unas Google Glass más atractivas

Google Glass (2)Todo lo que tenían las Google Glass de tecnología innovadora no era suficiente para compensar su mayor defecto: el factor idiota. Para la mayoría de la gente, la mera idea de tener un dispositivo en la cara es un poco espeluznante.

Para Google, el problema de las Google Glass tan solo era una cuestión de moda. Así que, en base a esta hipótesis, Google se ha asociado con Luxottica, el gigante italiano de gafas, para crear el próximo modelo de sus gafas inteligentes, según informa Fortune. Aunque puede que la mayoría de la gente nunca haya oído hablar de esta empresa, seguro que sí conocen las marcas que produce: Ray-Ban, Oakley o Persol, entre otras.

Las Google Glass ya no forman parte del laboratorio de investigación de Google, el departamento conocido como Google X. Ahora están bajo el mando de Tony Fadell, CEO de Nest y ex trabajador de Apple. ¿Podrá el mayor productor de gafas del mundo convertir al dispositivo más ambicioso de tecnología wearable en un producto menos idiota?

Con esta alianza, Google parece estar tomando nota de Apple. Antes de la primera incursión de los de Cupertino en el mundo de los wearables, Apple hizo grandes esfuerzos por crear un producto que fuese visto como un accesorio del mundo de la moda, en lugar de que fuese solo un gadget más. De hecho, algunos especulan que el Apple Watch no se llama iWatch simplemente porque la empresa quiere evocar estilo antes que tecnología, a pesar del hecho de que básicamente es un iPod Nano atado a su muñeca. Si los pedidos anticipados son una indicación, puede que esta estrategia esté dando sus frutos a Apple.

Tiene sentido: una vez que la tecnología se convierte en portátil, puede ser una barrera entre las personas y su entorno, por lo que estos gadgets tienen que parecerse más a los accesorios de moda que llevaría en su vida habitual. Con la primera versión de las Glass, Google dejó que dominara la ingeniería del producto haciendo hincapié en sus proezas técnicas en lugar de en la estética. Eso estaba muy bien hasta que alguien apareciera en una fiesta con un dispositivo con cámara en su cara, luciendo como si fuera un robot.

Esta no es la primera vez que Google "tontea" con el mundo de la moda. En los últimos años, llevó a cabo una colaboración de edición limitada con DVF y apareció en 12 páginas de Vogue. Esta vez Google tratará de mitigar sus retos a través del diseño. Sin embargo, la batalla por las Google Glass no es solo de estética y hardware, ya que también se debe abordar la estrategia de marketing. Estas gafas inteligentes no son algo que debamos usar en cada situación. Podría ser genial para ver una galería de arte o para realizar una cirugía, pero no es lo más apropiado para una cita. Incluso aunque las Google Glass se camuflen como unas Ray-Bans.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir