Digital

Google trabaja para mejorar su asistente de idiomas y su traductor

Google y la inteligencia artificial permitirán librarse del molesto telemarketing

El gigante estadounidense trabaja en sus centros de investigación para mejorar a través de la IA el reconocimiento de la voz y sus servicios

En la actualidad, vivimos en un mundo donde cada vez va ganando más importancia la inteligencia artificial y las numerosas aplicaciones que esta permite en casi todos los aspectos de la sociedad.

Esto lo sabe bien el gigante estadounidense Google, que va logrando incorporar esta inteligencia en sus productos y herramientas. Para conocer más sobre esta tecnología, la compañía tiene centros orientados específicamente a la inteligencia artificial, donde analizan al más mínimo detalle lo que esta puede ofrecer y trabajan para desarrollar todas aquellas técnicas que permitan a la IA aprender de la misma forma que un ser humano.

Uno de los aspectos en los que se encuentran inmersos es en la mejora del reconocimiento de la voz y la reproducción de sus servicios, un aspecto en el que se trabaja desde su centro de investigación situado en Zúrich, como recoge Computer Bild. Aquí analizan cómo pueden perfeccionar los asistentes de idiomas de Google o en su conocido traductor.

En la actualidad la aplicación de interpretación de idiomas de Google puede traducir más de 100 lenguas en directo, pero hay ciertas limitaciones con respecto a ciertos modismos o expresiones, que la aplicación no reconoce totalmente y puede dar lugar a confusiones.

Por esta razón, Google ha estado desde 2016 entrenando a las redes neuronales de su traductor, unas redes que se basan en las funciones del cerebro humano y que se comunican entre ellas para resolver tareas determinadas.

La inteligencia artificial permite ir aprendiendo de qué manera realizar esas tareas, como se puede ver, por ejemplo, cuando a la hora de traducir un texto, se aprende de documentos de la Unión Europea que están disponibles en distintos idiomas, como inglés, francés o alemán. Ese podría ser el motivo de que el traductor no interpretara las expresiones o modismos, ya que se fija en documentos que son de carácter formal y donde no se utilizan ese tipo de términos.

Los avances logrados por la inteligencia artificial en ese reconocimiento de voz podrían también permitir a Google evitar algunas molestas llamadas telefónicas que recibimos, en ocasiones, de manera frecuente, como son las relacionadas con encuestas, operadores de telefonía, etc. Una función, llamada "Call Screen" se encarga de clasificar las llamadas no deseadas en los smartphones de Google Pixel y en algunos modelos con Android. Con esta opción se pueden bloquear las miles de llamadas que esos robots programados para ello se dedican a hacernos. Solamente en 2018 en EE.UU. se recibieron más de 26.000 millones de este tipo de llamadas.

Hasta ahora la única opción que tenía la persona que recibía la llamada era elegir si quería que se analizara la llamada por el asistente de Google, y si este la aceptaría. Sin embargo, la compañía está ampliando esta función y, gracias a la inteligencia artificial, pronto se podrán analizar estas llamadas de manera automática y clasificarlas como spam. De esta forma, se podría evitar la continua molestia generada por este tipo de llamadas de telemarketing, ya que una vez analizada la llamada, recibiríamos un texto donde podríamos ver quién es la persona que llama y el motivo y, decidir si queremos aceptar o no la llamada entrante.

La función Call Screen está ya disponible en EE.UU. y Canadá desde 2018 y parece que pronto podría llegar a Europa, desembarcando principalmente en Alemania.

Te recomendamos

Living Marketing

EVO Banco

Outbrain

Adecco

Podcast

Compartir