líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Un hacker exige a sus víctimas el pago de Bitcoin a cambio de liberarles de su juguete sexual

Digital MarketingImagen de un hacker en plena acción, sin mostrar su identidad

Un hacker se aprovecha de los juguetes sexuales de sus víctimas

Un hacker exige a sus víctimas el pago de Bitcoin a cambio de liberarles de su juguete sexual

Un hacker se hace con el control de un juguete sexual cuya función es la de una jaula de castidad y exige a sus víctimas el rescate en Bitcoin para liberarles.

La falsa seguridad que proporciona internet nos puede salir muy cara. Una vez nuestros datos o imágenes son cedidos a la red, dejan de ser nuestros y pasan a formar parte de toda la sociedad con acceso a internet. De lo contrario, que se lo digan a las víctimas de un hacker que tomó el control de un juguete sexual conectado al Internet de las Cosas, mientras exigía un rescate en Bitcoin para desbloquearlo.

Según una de las víctimas, el hacker debió de decir, literalmente, «tu polla es mía ahora». Así lo muestra en una captura de pantalla de la conversación obtenida por un investigador de seguridad, fundador de Vx-underground, sitio web que recoge muestras de malware.

El pasado octubre, los investigadores descubrieron un turbio caso ligado a un fabricante de una jaula de castidad del Internet de las Cosas. Se trata de un juguete sexual que los usuarios ponen alrededor de su miembro viril para evitar las erecciones. Se utiliza en la comunidad BDSM y puede ser desbloqueado remotamente. Los usuarios debieron dejar una API expuesta, lo cual hizo que los hackers vieran una oportunidad idónea para tomar el control de los dispositivos.

Una de las víctimas reconoció que recibió un mensaje de un hacker exigiendo el pago de 0,02 Bitcoin, lo cual corresponde alrededor de 750 dólares. Sin el pago, el hacker no desbloquearía el dispositivo. Su jaula estaba bloqueada y no podía acceder a ella, por lo que la víctima estaba atrapada. Otra de las víctimas también aseguró que perdió el control de su jaula de castidad y recibió el mismo mensaje exigiendo el pago para abrirla.

El creador de este aparato sexual no se ha mencionado ante la situación y no ha respondido a los comentarios. Tal y como recoge Vice, Alex Lomas, investigador de seguridad de Pentest Partners, confirmó que algunos usuarios recibieron los mensajes de extorsión y dijo que esto pone de relieve la necesidad de mejores prácticas de seguridad.

La situación sirve como experiencia para todos aquellos que piensan conectarse a redes de este calibre. Aunque parezcan seguras, lo que pasa en internet es prácticamente desconocido para la mayoría de usuarios y nunca se sabe con quién te puedes encontrar. El Internet de las Cosas puede ser muy beneficioso y ventajoso en nuestra rutina, pero siempre habrá que asumir los riesgos y actuar con cabeza.

 

Los 10 discursos de graduación más inspiradores de los genios de nuestra eraAnteriorSigueintePuma y Neymar se vuelven majaretas en este frenético spot

Noticias recomendadas