Digital

Amazon reafirma su apuesta en el sector de gran consumo español con Happy Belly

Happy Belly, el bocado de Amazon al mercado español de la marca blanca

Happy Belly, el bocado de Amazon al mercado español de la marca blancaSi hace unos años las grandes marcas ocupaban los estantes en los supermercados, a día de hoy, las marcas blancas amenazan con ocupar su sitio.

Son cada vez más los españoles que se decantan por los productos propios de las cadenas de alimentación, sobre todo gracias a la mejora de reputación que han adquirido a raíz de la popularidad de la marca de Mercadona, Hacendado.

De hecho, la compañía valenciana, es todo un referente a la hora de apostar por una estrategia basada en primar sus propios productos sobre las marcas tradicionales, llegando incluso a vetarlas de sus establecimientos.

Su enorme éxito ha dado lugar a que otras muchas cadenas hayan dado un impulso a sus gamas “blancas” ampliándolas y creando nuevas líneas gourmet, “sin” o eco.

Y, como no podía ser de otra manera, el gigante del e-commerce, Amazon, tampoco a querido perder este tren. Fue en 2004 cuando la compañía decidió poner en marcha un surtido de productos propios y, poco más tarde, en 2009, culminó su entrada al mundo de la marca blanca con Amazon Basics.

Claro que, la plataforma de Bezos contaba con un arma secreta: los datos. El profundo conocimiento que tenía de sus usuarios le permitió hacer una apuesta segura ofreciendo los productos más vendidos en su plataforma a un precio inferior y con sello de la casa.

Ahora, esta estrategia continúa su expansión con el lanzamiento en España de Happy Belly, la marca blanca de Amazon para snacks.

Una oportunidad enorme dado que la compañía ya ha conquistado al 56% de los consumidores de nuestro país al menos una vez en 2017 y que el mercado de las marcas blancas representa el 36,4% de cuota de valor en gran consumo, según datos de Kantar Worldpanel.

Así, este lanzamiento se suma a la lista de otros muchos productos con los que Amazon pretende ganar protagonismo y cuota de mercado y, lo cierto, es que Bezos sabe jugar muy bien sus cartas.

“Tiene la habilidad de probar con un solo producto, sin necesidad de desarrollar una línea entera. Si ese producto no funciona, Amazon puede simplemente eliminarlo de su catálogo y utilizar esos datos obtenidos para apoyar su siguiente lanzamiento”, señala Álvaro Morilla, Analista senior de eCommerce y Digital de Kantar Consulting.

Y no solo se trata de imitar o copiar las características de otros productos de éxito, sino que “la empresa de tecnología ha desarrollado una estrategia en la que ofrece productos exclusivos para sus miembros más preciados, los miembros Prime, con el objetivo de ofrecerles algo único, creando algo nuevo utilizando esos datos sobre preferencias que posee”, añade.

Por lo tanto, si para muchas compañías los altos costes suponen una barrera a la innovación, para Amazon no es un problema pues, la combinación de los datos y el entorno digital le permiten actuar con agilidad, flexibilidad y eficacia minimizando costes.

Son muchos los retailers que ya deberían poner sus barbas a remojar pues, si la dificultad para luchar contra el gigante online ya era más que evidente, ahora lo va a ser mucho más.

La complejidad de esta nueva situación reside en que Amazon ha pasado de ser un simple contendor, un catálogo de otras marcas, una plataforma que conecta a vendedores y compradores, a convertirse en una tienda en sí misma.

Y ser juez y parte conllevará, inevitablemente a que Bezos opte por seguir los pasos de Juan Roig, primando ante sus consumidores sus propios productos frente a los de otras marcas.

De hecho, destaca Morilla, “varios estudios reflejan como Amazon favorece a sus marcas a través de su asistente de voz Alexa por encima de otras con incluso mejores ranking o relevancia para el individuo en ese término. Y si el comprador trata de descubrir un nuevo producto inicialmente, Amazon trata de mantenerlo dentro de sus productos propios”.

Todo esto deja a los retailers entre la espada y la pared pues, si por un lado Amazon les ofrece un trampolín para la venta de sus productos y no estar en la plataforma conllevaría demasiados perjuicios, también se convierte en un rival directo prácticamente imposible de batir.

Con unas ventas totales de 177.870 millones millones de dólares en 2017, Amazon continúa su ascenso imparable batiendo récords de ventas online y ampliando cada vez más su negocio. Datos, publicidad, marketplace, retail, alimentación. Amazon quiere comerse el mercado, y, desde luego, va camino de conseguirlo.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir