líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Hollywood quiere aislar la amenaza de Netflix

No es cierto que los ejecutivos de Hollywood no quieran saber nada de Netflix y otros servicios de películas online. Según afirma Greg Sandoval en Cnet, algunos aseguran que siguen interesados en distribuir películas y programas de televisión en la web con precios interesantes, además de que tienen planeado ofrecer a los espectadores estos contenidos a través de cualquier dispositivo con acceso a internet.

Pero, al mismo tiempo, están seguros de que no se jugarán el futuro de su industria. El sentimiento general es que no se puede apostar negocios como Netflix y poner en riesgosa televisión de pago u otros servicios de difusión tradicional. Y tampoco creen que internet llegue a convertirse en el medio principal de difusión de vídeo o que Netflix sea el líder en esta categoría.

Hace un par de años, el ambiente era distinto en Hollywood, y muchos ejecutivos, en lugar de sentirse amenazados por el fantasma de Netflix, lo adoraban, y querían ver hasta dónde podía llegar un servicio así. Ahora, Netflix ha demostrado que puede conseguir contenidos de alta calidad y, al mismo tiempo, grandes audiencias. Además, ha crecido de forma asombrosamente rápida, su influencia es cada vez mayor y está teniendo un impacto imprevisto sobre los estudios de cine.

Para los ejecutivos de la industria cinematográfica la amenaza de Netflix se asienta sobre el desvío de ventas que provoca la compañía de otras áreas importantes, su servicio en streaming desanima a que los usuarios compren los estrenos en DVD y las películas que emiten pierden valor muy rápidamente. Por ello, muchos directivos consideran que os servicios de streaming funcionarían muy bien con contenidos con un valor menor.

Todo este rechazo hacia Netflix tiene mucho que ver con el éxito de la compañía, que logró hacerse muy grande, muy rápido. Se fundó en 1997 y en diciembre del año pasado sobrepasó la marca de los 20 millones de suscriptores. Además, ha sido capaz de crear una red de distribución online sin precedentes con 200 plataformas y dispositivos como Xbox, PlayStation 3 y iTunes. Y ante tal crecimiento, la industria cinematográfica parece decidida a no contribuir a que vaya a más, algo que podría parecer un poco contradictorio, sobretodo si se tiene en cuenta que os consumidores se están acostumbrando, cada vez más, a ver lo que quieren, cuando quieren, y por poco dinero.

En cambio, los estudios parecen dispuestos a aumentar la competencia con un nuevo formato, Ultravioleta, que permitirá que los consumidores vean contenidos digitales a través de diversas plataformas y dispositivos. Además, podrán almacenar sus contendidos en los servidores. Y es que la industria cinematográfica no parece dispuesta a abandonar los discos físicos y, desde luego, servicios como Netflix no pueden encajar entre sus planes.

Los estudios quieren que la gente vuelva a comprar y coleccionar películas, mientras que las ventas de películas no dejan de caer. Para algunos, esto se debe a que el público está fascinado con las nuevas tecnologías que dan la sensación de que todos tenemos una biblioteca realmente completa, y los ejecutivos creen que, si no se logra que la gente vuelva a comprar DVDs de nuevo, el negocio del cine, tal y como se conoce, se verá realmente perjudicado.

Netflix puede ser un servicio genial como alternativa a la compra de películas pero, si Hollywood cumple con sus intenciones, habrá que ver cómo la compañía se las arregla para seguir manteniendo el interés del público sin poder emitir las nuevas películas o los últimos programas de televisión.

 

Foursquare mejora su aplicación para iPhone y AndroidAnteriorSigueinteReino Unido prohibe la última campaña de The Sun

Noticias recomendadas