líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Digital Marketing¿Amenaza el arte artificial a los artistas de carne y hueso?

El silente pujanza del arte artificial generado por la IA

De la IA al arte artificial, (peligrosamente) indistinguible del arte 100% humano

Hasta ahora han sido sobre todo y ante las fotografías y los vídeos manipulados por ordenador los que han copado todos los focos en los últimos tiempos. Pero la música artificial está floreciendo casi a escondidas.

Es una joven enfundada en traje de látex y se mueve con extraordinaria soltura al ritmo de acordes techno. La muchacha en cuestión se hace llamar JAI:N y sus actuaciones no tienen lugar en ningún club ni en ninguna discoteca (cerrados, no en vano, a cal y canto en buena parte del planeta como consecuencia de la pandemia del coronavirus).

Las actuaciones de JAI:N son virtuales porque ella misma es una mujer 100% virtual que solo existe en el universo digital. En calidad de DJ JAI:N no pincha «hits» de grandes estrellas del techno. Los sonidos que emergen de su equipo son generados por una inteligencia artificial. O dicho de otra manera, todo en JAI:N es artificial. En su música no hay intervención humana alguna. ¿Es este acaso el futuro de la música?

Si  no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Sí y no. Es evidente que seguirá habiendo artistas de carne que se subirán al escenario (sin trucos digitales de por medio) y compondrán e interpretarán sus propios canciones. Pero lo cierto es la música generada por ordenador lleva ya mucho tiempo entre nosotros, a la hora de componer «jingles» para anuncios, sintonías pegadizas para supermercados y composiciones para programas de televisión.

Hasta ahora han sido sobre todo y ante las fotografías y los vídeos manipulados por ordenador los que han copado todos los focos en los últimos tiempos. Pero la música generada por ordenador está floreciendo casi a escondidas.

¿Amenaza el arte artificial a los artistas de carne y hueso?

Para alumbrar la canción perfecta los desarrolladores nutren a los sistemas de inteligencia artificial de temas de todo tipo de artistas (100% reales) como Elvis Presley, The Beatles o The Rolling Stones. Toda forma de música popular ayuda a la inteligencia artificial a pulir su talento musical.

Y los resultados son asombrosamente buenos. La empresa OpenAI ofrece, por ejemplo, en su «Jukebox» música de todos los géneros engendrada íntegramente por ordenador que en ocasiones en casi indistinguible de los canciones que podrían alumbrar humanos de carne y hueso.

Las reacciones que suscitan estos temas son de los más diversas. En SoundCloud, donde OpenAI publica sus «samples», algunos usuarios califican sus creaciones de fantásticas mientras que otros no dudan en tildarlas de infernales.

Para los más puristas la música artificial poco o nada tiene que hacer frente a la auténtica, pero lo cierto es que su desarrollo es imparable y si proveedores de audio en streaming como Spotify terminan acogiendo este tipo de música en su seno, los músicos de carne hueso podrían ver mermadas sus fuentes de ingresos (y quizás también su fama).

La música no, de todos modos, el único campo de actividad de OpenAI, entre cuyos fundadores figura el mismísimo Elon Musk. Además, a la compañía, que desarrolla todo tipo de proyectos con el foco puesto en la inteligencia artificial, se ha sumado recientemente Microsoft en calidad de inversor.

"El último truco", la campaña que puso a la comunidad gamer a resolver pistas para encontrar la PlayStation 5AnteriorSigueintePrada se pone petulantemente existencial en esta campaña (y le llueven los "memes")

Noticias recomendadas