líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La IA hará posible (más pronto que tarde) la comunicación entre especies

Una piedra de Rosetta para la comunicación entre especies está a punto de caramelo (y la IA la hará posible)

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

La inteligencia artificial avanza a pasos agigantados y con su ayuda podríamos estar las puertas de la comunicación entre especies.

Las nuevas tecnologías albergan en sus entrañas posibilidades absolutamente impensables hasta hace poco (que si acaso eran única y exclusivamente posibles en la arena de la ciencia ficción). Sin embargo, la tecnología avanza a pasos agigantados y con su ayuda podríamos estar las puertas de la comunicación entre especies. Así lo profetizaron el pasado sábado en la conferencia DLD Karen Bakker, profesora de Universidad de British Columbia, y Michael John Gorman, fundador y director de BIOTOPIA.

En su conversación con Gorman Bakker dio cuenta del importantísimo rol de los sonidos en la naturaleza y de lo que los humanos pueden aprender de tales sonidos. Unos sonidos que micrófonos instalados en la selva del Amazonas o en la Antártida capturan y graban para la posteridad. Tales micrófonos, que forman parte de un proyecto bautizado por Bakker como «Sound of Nature», captan también sonidos completamente inaudibles para oído humano.

Durante su presentación Bakker compartió con el público congregado en DLD la grabación de los sonidos emitidos por un murciélago para enfatizar que los animales tienen su propio lenguaje, nombres individuales y otros muchos rasgos de su personalidad que normalmente asociamos a los humanos. «Los murciélagos se parecen en muchos sentidos a los humanos», enfatizó la profesora.

Incluso los animales desprovistos de ojos y de orejas son capaces de generar sonidos, tal y como han puesto de manifiesto micrófonos de última generación. Los corales producen también sonidos y son capaces de escuchar, enfatizó Bakker. Estos organismos marinos pueden no solo escuchar el sonido del mar sino también apoyarse en él para orientarse en las profundidades y saber hasta cierto punto hacia dónde se dirigen. Hasta hace poco se pensaba que los corales no tenían control alguno sobre su hábitat, apuntó.

Hacia la creación de una piedra de Rosetta para la comunicación entre especies

Los micrófonos instalados en la naturaleza han hecho posible asimismo descubrir que las especies de animales y de plantas pueden también comunicarse entre sí. Las abejas pueden, por ejemplo, escuchar ciertas frecuencias emitidas por las plantas y así lo tienen más fácil a la hora de rastrearlas.

Con la inestimable ayuda de la inteligencia artificial los científicos se han propuesto crear una suerte de piedra de Rosetta para descifrar los lenguajes no humanos. Bakker se refiere a este proyecto como un «Google Translate para la comunicación no humana». «Estamos a las puertas de la comunicación entre especies, entre los humanos y los insectos como las abejas, por ejemplo», subrayó Bakker.

Un investigador afincado en Berlín ha alumbrado sin ir más lejos un dispositivo capaz no solamente de traducir diferentes sonidos emitidos por las abejas sino también de comunicarse con estos insectos.

A juicio de Bakker, «la tecnología puede ayudarnos definitivamente a reconectar con la naturaleza». A estas palabras, entreveradas quizás de excesivo optimismo, Gorman respondió aseverando que la tecnología puede emplearse también para cosas perversas como «domesticar animales que previamente vivían única y exclusivamente en entornos salvajes».

En esta misma línea, Gorman tildó asimismo de «rebuscado» el Google Translate para la comunicación no humana propuesto por Bakker. La profesora replicó, no obstante, que aunque pródiga en desafíos, esta tecnología nada tiene de rebuscada y será perfectamente factible en el transcurso de las próximas dos décadas. «Hoy por hoy no podemos hablar con los animales, en el futuro los robots podrían hacerlo», apostilló.

Bakker finiquitó su discurso haciendo hincapié en que el análisis de los sonidos emitidos por las ballenas ha contribuido a mermar notablemente una de las principales causas de la muerte de estos cetáceos: los colisiones con embarcaciones. En este sentido, el proyecto «Sound of nature» puede perfectamente contribuir a la protección del medio ambiente en los años venideros.

 

Trucos de marketing que utilizan las nuevas casas de apuestas en línea para atraer clientes a sus serviciosAnteriorSigueinteLa importancia de generar tráfico web de calidad

Contenido patrocinado