Digital

¿Qué implica la herramienta My Activity de Google para las marcas?

LONDON - FEBRUARY 03: In this photo illustration the Google logo is reflected in the eye of a girl on February 3, 2008 in London, England. Financial experts continue to evaluate the recent Microsoft $44.6 billion (?22.4 billion) offer for Yahoo and the possible impact on Internet market currently dominated by Google. (Photo by Chris Jackson/Getty Images)

Hace un par de semanas, el ingente motor de búsqueda brindaba a los usuarios la llave a su privacidad. Gracias a la nueva funcionalidad denominada “My Activity“, los usuarios podían conocer el recopilatorio de los datos almacenados por Google, para después optar por erradicar sus registros si así lo deseaban.

Como era de esperar, miles de usuarios abrazaron la creación, deseosos de eliminar la molesta publicidad personalizada que entorpecía su experiencia digital. Ahora bien, ¿qué supone “My Activity” para las marcas? ¿Sabrán copar con un consumidor cada vez más consciente de cuánta información se recopila sobre su navegación?

Los consumidores actuales, especialmente los nativos digitales, si bien recelan en gran medida del Big Data y sus implicaciones en lo referente a su propia privacidad, están de acuerdo con el “Gran Hermano” online siempre que aporte valor, ofreciendo contenidos verdaderamente relevantes para ellos.

El problema para muchos marketeros estriba precisamente en el concepto que tienen de la personalización y la relevancia. Gran parte de los profesionales considera que establecer amplios segmentos demográficos y bombardearles con publicidad basta para lograr sus objetivos publicitarios.

Lejos de ello, sendas estrategias merman la confianza de los usuarios por los anuncios y el contenido personalizado. A fin de volver a recuperarla, los directivos de la industria deberán adoptar la técnica poner al cliente en el foco de sus planes estratégicos y de campaña. Adaptando de esta manera el data-driven para una perspectiva que realmente se preocupe por las necesidades y deseos de sus consumidores.

Tomando esto en mente, implementar una estrategia focalizada en el consumidor no tiene por qué resultar especialmente costosa. Según apunta AdAge, no se precisa un procesamiento del Data costoso y complejo, sino que simples puntos de explotación de los datos, alineados en todo momento con las expectaciones del cliente, bastarán para fomentar una interacción valiosa que asimismo impulse las ventas.

Estrategias segmentadas, útiles para los consumidores y que recuerden cestas de compra vacías, pueden servir de incentivo para la venta, en caso de que no resulten demasiado intrusivas. De la misma manera que apoyarse en el Data de terceros puede resultar de lo más conveniente, siempre que resulte relevante para los internautas.

¿La clave para el éxito de gestionar el balance entre personalización y privacidad? El engagement. Toda la información recabada a manos de los marketeros se debe emplear a fin de fomentar la interacción con el usuario, de aportar un valor añadido, en lugar de focalizarse únicamente en una estrategia de ventas a corto plazo.

Por todo esto, las marcas no han de temer de un consumidor más conocedor de su estrategia digital a través de My Activity, sino que debería servir de incentivo para ellas a fin de crear una comunicación personalizada significativa para los usuarios digitales.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir