Digital

¿Toma la inteligencia artificial mejores decisiones que los humanos?

La inteligencia artificial conquista sin prisa pero sin pausa la confianza del consumidor

inteligencia artificialEn muchísimas situaciones cotidianas (y sin que seamos a menudo conscientes de ello) tomamos decisiones que son deudoras de la cada vez más omnipresente inteligencia artificial. Es lo que hacemos cuando buscamos la ruta más rápida en Google Maps o cuando confiamos en las recomendaciones de Netflix a la hora de elegir nuestra nueva serie favorita.

Y lo cierto que, para situaciones muy concretas (incluso de índole bastante privada), los consumidores están aprendiendo a confiar más en el juicio (pluscuamperfecto) de la inteligencia artificial que en el juicio (imperfecto) de los humanos. Así lo concluye al menos un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la asociación digital Bitkom.

En lo concerniente a la solicitud de un crédito bancario, por ejemplo, el 15% se decantaría por el consejo brindado por una inteligencia artificial (en lugar de aceptar la recomendación de un empleado de carne y hueso).

El 10% preferiría asimismo (de verse involucrado en un accidente de tráfico) tener que vérselas en los juzgados con una inteligencia artificial a hacerlo con un juez convencional.

A la hora de tomar decisiones relativas a incrementos salariales, el 9% cree que una inteligencia artificial haría mejor este tipo de menester que un jefe de carne y hueso.

Incluso cuando hay rifirrafes entre parejas (a cuenta de una gran compra, por ejemplo), son muchos los que creen que una inteligencia artificial debería tener la última palabra en este tipo de litigios.

De acuerdo con el informe de Bitkom, 6 de cada 10 consumidores antepondrían las decisiones tomadas por la inteligencia artificial a las decisiones humanas en situaciones muy concretas.

“La inteligencia artificial tiene un potencial enorme a la hora de mejorar nuestras vidas. Ofrece grandes oportunidades a las empresas y disfruta actualmente de una extraordinaria aceptación entre la población”, recalca Achim Berg, presidente de Bitkom.

Entre hombres y mujeres no hay diferencias particularmente notables a la hora de aproximarse a la inteligencia artificial. Más notorias son, no obstante, las diferencias de tipo generacional. Y cuanto más aumenta la edad del usuario, más se incrementan también sus reservas hacia la inteligencia artificial. El 56% de las personas mayores de 65 años no favorecería en ningún caso las decisiones adoptadas por la inteligencia artificial y se decantaría siempre por las decisiones 100% humanas.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir