líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Inteligencia artificial y programática son las herramientas, no nuestros sustitutos

robots¿Pueden pensar las máquinas? Una cuestión que formuló Alan Turing, uno de los grandes genios de la tecnología allá por 1950. El mundo del cine y la literatura se han encargado de hacernos ver cómo el avance de la robótica podría volverse en nuestra contra y acabar siendo dominados por robots en un futuro, cuanto menos apocalíptico.

Aunque esa visión se aleja bastante de la realidad (por el momento, según los más precavidos), lo cierto es que basta con echar un vistazo a nuestro alrededor para comprobar que las máquinas están aprendiendo a pensar. Pruebe un momento el buscador de Google y ahí tiene una de las muchas pruebas que nos rodean y refuerzan estas afirmaciones.

Retomando esa fotografía de un futurible mundo en el que son las máquinas las que controlan a los humanos, puede que estemos ante una imagen con tintes de realidad. En la industria publicitaria la automatización avanza a buen ritmo y son muchos los profesionales que comienzan a temer que sus puestos de trabajo acaben siendo ocupados por fríos robots.

Lo que hay que dejar claro es que nunca estas máquinas serán sustitutas de una persona. Son capaces de tomar decisiones en base a datos y algoritmos y de “pensar”. Herramientas que permiten a los marketeros aumentar la eficacia en su trabajo y el ahorro de costes y tiempo. Las máquinas son, por decirlo de alguna manera, las que van a realizar todo el trabajo sucio.

Entonces, ¿por qué se está apostando por la inteligencia artificial?

Una pregunta que viendo todo lo expuesto tiene bastante sentido. Si existe este miedo, ¿por qué seguimos avanzando hacia lo que tanto tememos? La respuesta la encontramos en al creciente complejidad adquirida en el entorno de los medios.

Va más allá de las capacidades humanas el poder controlar de forma certera y precisa el recorrido que realizamos a través de un cada vez mayor número de dispositivos y plataformas. A esto debemos sumar la imperiosa necesidad de reaccionar en tiempo real. Hay que acceder, procesar y tomar una decisión en unos cuantos milisegundos. ¿Comprende por qué las máquinas son nuestras aliadas?

Avancemos hacia la mentalidad programática

El escenario planteado desde hace unos años se ha convertido en el caldo de cultivo perfecto para el auge de la compra programática. Este tipo de herramientas ofrecen interesantes posibilidades pero lo cierto es que no estamos aprovechando el 100% de todo o que pueden ofrecernos.

Todavía muchos marketeros ven la programática como una partida más en el presupuesto. Y lo que tenemos que aprender de una vez por todas es que no se trata de un medio sino la herramienta para poder alcanzar al usuario final.

Programática e inteligencia artificial ayudan a potenciar las capacidades de los marketeros y nunca sustituirlas. Volviendo a la pregunta que Turing planteaba hace ya bastantes años, las máquinas pueden realizar enormes cantidades de trabajo y procesamiento de datos pero nunca pensarán por nosotros (o al menos deberíamos impedírselo).

 

Este estudio demuestra que la relevancia le está ganando la batalla a la personalizaciónAnteriorSigueinteInstagram lanza un nuevo canal de vídeos generados por los usuarios centrado en eventos

Noticias recomendadas