líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Digital Marketing

Internet: ¿la bola de cristal para el marketing o la pesadilla para la intimidad de los usuarios?

Imagínense que dando un paseo tranquilamente se topan con un vidente que pretende descubrir sus más grandes secretos, supuestamente para una producción televisiva. Al principio los transeúntes belgas no se lo toman muy en serio. Pero el susto llega cuando Dave, el adivino, comienza a sacar a la luz cada vez más detalles que nadie debería saber, como su número de cuenta bancaria o detalles picantes de su vida íntima.

Lo que los implicados no podían saber es que el misterioso vidente colaboraba con unos hackers contratados y que su sabiduría “mágica” eran los datos personales que estos iban extrayendo al mismo tiempo de internet. Con esta acción la federación del sector financiero belga Febelfin pretendía advertir del riesgo que supone internet para la protección de datos y alzar la voz abogando por más seguridad en la banca online.

No obstante, esta manera de patrocinarse no les debería de sentar muy bien a algunos “marketeros”, que ven en el concepto de gestión de datos “Big Data” el futuro prometedor del marketing. Gracias a esto podrían adaptar el lenguaje y los mensajes publicitarios a los deseos y las necesidades del cliente y alcanzarles así de una manera más directa. Pero para que este sueño se convierta en realidad es necesario que los usuarios compartan y suban despreocupadamente informaciones y contenidos a la web. Aunque a ellos vídeos como éste, apelando a los riesgos del Content Sharing, les provoquen mal sabor de boca, al público parece haberle inquietado, puesto que el vídeo ya ha alcanzado 4,3 millones de clics en YouTube.

Según cuenta Horizont, la ocurrencia la tuvo la agencia belga Guillaume Duval, que ya ha demostrado en sus campañas para TNT y Carlsberg ser una manitas en lo que a producir vídeos provocativos se refiere.

MINI pone a prueba nuestro estilo de conducción para compararlo después con un caféAnteriorSigueinteEl País se prepara para despedir a más del 30% de su plantilla

Noticias recomendadas