Digital

Internet de las cosas: el peligroso caramelo del desconocido mundo digital

La cada vez mayor difuminación entre el mundo online y offline ha traído consigo enormes ventajas que facilitan nuestras rutinas diarias.

Con tan solo un smartphone somos capaces de tener nuestra agenda al día, acordarnos de las reuniones y tareas, trabajar, enviar emails, conectarnos a internet y un sinfín de cosas que además se pueden realizar sin importar el lugar en donde nos encontremos.

Y con el avance de la tecnología la interconexión ya no se da solo en los teléfonos, ordenadores o televisiones sino que va mucho más allá. Dentro de muy poco podremos disponer de sistemas de domótica realmente inteligentes (no como los de antaño) que se adelanten a nuestras necesidades, nos informen de qué hay que comprar, regulen la temperatura de la casa antes de que lleguemos, etc.

Pero también la industria juguetera o las empresas contarán con el llamado internet de las cosas que, en principio es algo fascinante pero, que todavía no ha aparecido y ya preocupa a muchos.

Y no tanto por la adicción inevitable que pueda generar en los usuarios sino por la peligrosidad que conlleva. Si hoy en día resulta sencillo para cualquier hacker entrar en un teléfono móvil y robar los contenidos personales de un ordenador, los datos personales, cuentas bancarias, y demás información privada sensible podrá ponerse a disposición de los ciberdelincuentes a golpe de clic.

"Es como tirar un billete de 500 euros al suelo", asegura Pablo Teijeira, director general de Sophos Iberia a 20 minutos.

Y es una cuestión que no solo podría afectar a nivel individual sino también corporativo pues, "si tus empleados están utilizando el internet de las cosas, indirectamente está presente en tu empresa, y para atacar una empresa lo más sencillo es atacar al eslabón más débil, que es tu empleado", explica Teijeira.

Sin duda, la tecnología puede volverse contra los usuarios en cualquier momento por eso, la opinión que abunda entre los expertos es la importancia de concienciar a la población sobre el mundo digital y de la protección de su identidad virtual de la misma manera que la protegen en el mundo físico.

Y sobre todo las nuevas generaciones que nacen con un iPad debajo del brazo pero todavía carecen de los que denominan como "cultura digital".

"Desde el punto de vista de la ciberseguridad, hay que entender que ya tenemos una vida anexionada a la física que es digital, y a veces tan importante como la vida física", comenta Antonio Ramos, experto en hacking y seguridad informática.

Aunque el objetivo, dicen, no es el alarmismo sino la precaución y será inevitable la entrada del internet de las cosas y los objetos conectados en nuestras vidas, es importante hacer entender las consecuencias de no cerrar bien la puerta del mundo digital una vez que uno ha salido de casa.

Y es que, en el mundo digital como en el físico, lo más importante es el sentido común.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir