líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

En el internet de las cosas un gadget que hoy es listo puede ser mañana tonto de remate

internetEl internet de las cosas es un arma de doble filo. Y es que lo que hoy parece el colmo de la modernidad puede ser mañana el epítome de lo obsoleto (y de lo inútil). Que se lo digan, si no, a Arlo Gilbert.

Hace unos años Gilbert, un emprendedor muy conocido al otro lado del charco, decidía hincarle el diente antes que nadie al internet de las cosas y compraba por la nada desdeñable cifra de 300 dólares Revolv, un «hub» para controlar y automatizar desde un único dispositivo la iluminación, las cámaras de vigilancia y los sistemas de seguridad de su hogar.

Gilbert estaba encantadísimo con su “hub” y no sospechaba que, cuando Google decidía echarle el guante en 2014 a Nest, el fabricante de este maravilloso gadget, su fantástico “juguetito” había firmado (sin saberlo) su sentencia de muerte.

revolv

Y es que Google, el nuevo propietario de Nest, ha decidido que a partir del próximo 15 mayo el “hub” Revolv y su app dejarán de funcionar.

¿La consecuencia? Que a partir del 15 de mayo los dispositivos Revolv serán totalmente inútiles y si acaso podrán utilizarse como (carísimos) objetos de decoración”. “Me han vendido básicamente una lata de hummus”, se lamenta Gilbert en un post publicado en Medium.

Google ha decidido “desenchufar” los “hubs” Revolv porque prefiere centrarse en el desarrollo de otros productos y servicios de Nest, cuya adquisición dista bastante de ser rentable (al menos hasta el momento).

Ante el “apagón” muchos usuarios de Revolt están lógicamente que trinan (y con razón). Sin embargo, y más allá de provocar el lógico enfado de todos aquellos en su día tuvieron a bien confiar en Nest y su “Revolv”, este caso invita también a una reflexión. «¿Traerá la era del internet de las cosas el fin del concepto de propiedad?», se pregunta Gilbert. No lo sabemos, pero desde luego, y así las cosas, habrá que pensárselo muy mucho antes de confiar en otro dispositivo de Nest (o de cualquier otra marca especializada en el internet de las cosas).

¿Por qué esta revista ha decidido eliminar toda su publicidad impresa?AnteriorSigueinteLa realidad virtual de IKEA ya permite probar muebles como si los tuviera en su propia casa

Noticias recomendadas