Digital

Internet, ¿una mina de oro para los músicos?

Internet, ¿una mina de oro para los músicos?Cuando internet se convirtió en el fenómeno global que es hoy, una ola de euforia se extendió en el sector de la música. Los artistas contemplaban la red como un regalo llovido del cielo que inauguraba nuevos canales de distribución y que abría las puertas del mercado musical también a cantantes desconocidos. Se esperaba que la democratización del arte se tradujera en un golpe de estado contra las principales discográficas y, por ende, en suculentos beneficios. Sin embargo, el tiempo ha demostrado que internet está lejos de ser una mina de oro para los músicos, informa Spiegel.

Y es que las descargas de música online generan menos ingresos de los esperados y rara vez van éstos a parar al bolsillo de los artistas. Internet se ha quedado simplemente en “el paraíso que debería haber sido”, tal y como apunta el blog musical The Cynical Musician, a la vez que arremete contra tiendas de música online y emisoras de radio por internet como Spotify y Last.fm.

El sitio web Information is Beautiful ha elaborado recientemente un estudio que pone de manifiesto los exiguos beneficios que internet reporta a los artistas. La conclusión del informe es más que evidente. Quien tiene un buen contrato con una discográfica gana siempre mucho más dinero que cuando vende sus canciones a través de la tienda virtual de Apple iTunes.

12.399 MP3s para alcanzar el salario mínimo interprofesional

El precio de un álbum musical suele ser el mismo independientemente de si se compra online u offline. No obstante, la aparición de iTunes, que permite al usuario adquirir canciones de manera individual, ha modificado el comportamiento de los consumidores de música. De esta manera, sólo los verdaderos fans de un grupo o cantante compran el álbum completo. El resto se conforma con unos cuantos MP3s.

La venta individual de archivos MP3s se revela, en todo caso, como poco lucrativa para los artistas que tienen contrato en vigor con compañías discográficas. Tanto si los MP3s se venden a través de iTunes como de Amazon, las tasas de distribución devoran casi por completo los ingresos que en principio deberían ir a parar a los músicos. De hecho, los artistas ganan únicamente 9 centavos por canción. Según el portal Information is Beautiful, las canciones de un músico deben ser descargadas al menos 12.399 veces cada mes, para que las ganancias igualen el salario mínimo interprofesional en Estados Unidos (1.160 dólares).

Algo más rentable es la venta de canciones individuales a través del portal CD Baby, que distribuye música de artistas independientes sin contrato con casa discográfica. A través de esta plataforma, los músicos se quedan con aproximadamente tres cuartas partes de los beneficios generados por ventas.

1.160 dólares por 1.546.667 reproducciones

Si la venta online de sencillos resulta poco lucrativa, aún menos lo es la distribución de canciones a través de las emisoras de radio por internet. Los artistas ganan únicamente un céntimo cada vez que una canción suya se emite en una radio online. Por ejemplo, para que un músico pueda alcanzar unos ingresos mensuales equivalentes al salario mínimo interprofesional en Estados Unidos, una canción suya debe ser reproducida al menos 1.546.667 veces a través de la plataforma Last.fm.

Un volumen de reproducciones tan alto sólo lo consiguen hoy por hoy las grandes estrellas. Así, las canciones de Madonna han sido reproducidas a través de Last.fm alrededor de 54 millones de veces en un período de varios años. Otros artistas conocidos como Tokio Hotel, con 10,9 millones de reproducciones, o Laurent Garnier, con 1,2 millones de reproducciones, estarían “arruinados”, de todos modos, si dependieran únicamente de los ingresos generados por sus temas en internet.

Parece claro, por lo tanto, que internet no representa ni mucho menos un filón en términos financieros para artistas ya consagrados. Lo que sí es cierto es que redes sociales como Facebook, MySpace, emisoras de radio online como Last.fm o Spotify, y sellos como Audioactivity o Minusn ofrecen a músicos desconocidos una oportunidad única para darse a conocer al público. Es el caso, por ejemplo, de la banda inglesa de rock Artic Monkeys, a la que le ha llegado el éxito a través de la red.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir