Digital

El inventor de Chatroulette.com saborea las mieles del éxito con tan sólo 17 años

Cuando el pasado mes de noviembre Andrej Ternowskij, un joven moscovita de tan sólo 17 años, lanzó el sitio web Chatroulette.com poco podía imaginar que su exitoso invento podría convertirlo en millonario antes de cumplir la mayoría de edad. La página, que permite poner en contacto al azar a dos internautas desconocidos entre sí con webcam para chatear, tiene ya un valor estimado de entre 10 y 30 millones de euros y está copando lógicamente la atención de cada vez más inversores.

A pesar de todo, parece que Andrej Ternowskij está digiriendo bien el éxito. Acostumbrado a recibir una paga semanal de aproximadamente 25 euros, se define, en declaraciones a Spiegel, como una persona ahorradora que sabe administrar su dinero.

Preguntado sobre cómo surgió la idea de crear Chatroulette.com, Ternowskij comenta que estaba acostumbrado a utilizar el programa de videochat Skype, pero que llegó un momento en que empezó a encontrarlo aburrido. Viendo que no había ningún servicio que ofreciera la posibilidad de contactar al azar con otros internautas a través de webcam, decidió ponerse manos a la obra él mismo y tras dos días y dos noches de trabajo, tenía ultimada la primera versión de Chatroulette.com.

Éxito inesperado

La excelente acogida de Chatroulette.com entre los internautas es algo con lo que su inventor no contaba en un principio. En noviembre la página contaba con 500 usuarios diarios, un mes después la cifra subió a 50.000 y actualmente hay alrededor de millón y medio, procedentes de todos los rincones del mundo. “Sabía que la idea era buena y que tendría cierto éxito, pero no de tales dimensiones. Estoy sobrecogido”, confiesa Andrej Ternowskij.

En cuanto a la administración del sitio web, Ternowskij afirma que lo gestiona con la ayuda del programa gratuito Google Analytics y que contrata los servidores necesarios para el mantenimiento de la página a través de internet. Además, cuenta con la colaboración de cuatro programadores, aunque no conoce a ninguno de ellos personalmente. “La nuestra es una oficina virtual”, dice Ternowskij.

Expansión del negocio

Tras el fulgurante éxito de Chatroulette.com, Andrej Ternowskij se vio obligado a expandir el negocio y pidió para ello ayuda a sus padres. “Les pedí que invirtieran en la compañía 10.000 dólares que, poco a poco, gracias a los ingresos publicitarios derivados de un servicio de citas online, están rentabilizando”.

Entretanto, Ternowskij se ha acostumbrado al cada vez más habitual acoso por parte de los inversores. “En la actualidad tengo más de 200 ofertas, algunas de empresas tan importantes como Skype y Google”. Sin embargo, el inventor de Chatroulette.com se muestra totalmente contrario a vender. “Quiero desarrollar mi producto por mí mismo, aunque no descarto la colaboración con otras compañías”, declara Andrej Ternowskij.

“En un futuro aspiro a crear mi propia empresa, contar con mi propia oficina y establecerme quizás en Estados Unidos, donde están todas las compañías más importantes del mundo especializadas en nuevas tecnologías”, admite el creador de Chatroulette.com, que se describe como autodidacta. “Mis conocimientos informáticos no los he aprendido en la escuela, sino por mí mismo a través de internet”, afirma Andrej Ternowskij.

Finalmente, por lo que respecta a las críticas contra su sitio web, que muchos califican de “incivilizado y salvaje”, Ternowskij se defiende diciendo que “Chatroulette.com es como la calle de una gran ciudad, en la que puedes ver multitud de caras desconocidas. Unas te gustan y otras no y tú decides con quién quieres hablar o no. Se trata de un programa que lleva la vida real a la red”. Además, añade que está trabajando en una solución para expulsar de Chatroulette.com a los usuarios que se comporten de manera irrespetuosa con otros internautas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir