líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Un joven ingeniero de Google vive en el parking de Mountain View para pagar sus estudios

mountain-view-ca-usa-october-1Su nombre es Brandon, tiene 23 años y ha decidido mudarse al parking que la compañía tecnológica Google tiene en su campus de Mountain View.

Este joven ingeniero de software trabaja para el gigante de las búsquedas desde el pasado mes de mayo. Con sus primeros ingresos, compró un camión Ford modelo 2006 por 10.000 dólares (unos 8.000 euros) y lo acondicionó para poder dormir y descansar en el reducido espacio que de su remolque, de apenas 11 metros cuadrados.

Anteriormente, Brandon se alojó en uno de los apartamentos de dos habitaciones que la compañía ofrece en su campus. Sin embargo, 65 dólares por noche le parecieron excesivos, ya que al mes tendría que realizar un innecesario desembolso de 2.000 dólares.

google_camion

En su blog, From Inside The Box, el ingeniero de Massachussets comparte sus pensamientos y experiencias vividas a raíz de esta decisión. En una de sus publicaciones, confiesa que “me di cuenta de que estaba pagando una cantidad exorbitante de dinero en el apartamento en el que me alojaba cuando apenas estaba en casa”.

El seguro del camión (121 dólares al mes; unos 100 euros) es lo único que paga todos los meses. No tiene electricidad, ya que con las luces interiores del camión tiene suficiente. “Tengo una batería pequeña que me cobran en el trabajo cada pocos días. La uso para cargar mis auriculares y el teléfono por la noche. A mi ordenador portátil le dura la batería por la noche y luego lo cargo en la oficina”, confiesa en su blog.

Brandon decidió adoptar esta estrategia de ahorro extremo para poder devolver el crédito que pidió para cursar sus estudios universitarios, que asciende a 22.434 dólares (19.700 euros). Viviendo en estas condiciones, el ingeniero ya ha conseguido pagar 16.449 dólares (14.500 euros) en tan solo cuatro meses. “Mi objetivo cada mes es ahorrar el 90% de mis ingresos, liquidar el préstamo en seis meses y ahorrar miles de dólares en los próximos años” afirma.

google

En el pequeño remolque no hay sitio para lujos. “Tengo una cama, un armario y un perchero que me hice para colgar la ropa”. Lo mejor de vivir en el parking de su lugar de trabajo es que no tiene que gastar nada en transporte y además, se trata de una zona vigilada. Brandon desayuna, come y cena a un reducido precio en las instalaciones de la compañía. Como empleado, puede hacer uso del gimnasio, donde practica deporte y se asea todas las mañanas. También puede hacer la colada de manera gratuita.

El ingeniero no es el primer empleado de Google que decide mudarse al parking de la compañía. Anteriormente, Mattew Weaver vivió más de un año en la caravana que tuvo aparcada allí entre 2005 y 2006.

Por su parte, Google ha mostrado una postura indiferente ante el hecho de que algunos de sus trabajadores decidan vivir en sus instalaciones. No lo prohíbe, pero tampoco lo estimula activamente.

 

Un hípster y su elástico (y "romanticón") bigote protagonizan este adorable spot de LenovoAnteriorSigueinteLa publicidad en TV aporta un mayor crecimiento en ventas y un ROI positivo

Noticias recomendadas