Digital

Los jóvenes quieren acabar con su adicción a la tecnología pero no pueden

Los jóvenes huelen a la legua su propia adicción a la tecnología y quieren "desconectar"

Los jóvenes de entre 18 y 34 años admiten que son adictos a las nuevas tecnologías y que necesitan desconectar de ellas. Pero a la hora de la verdad su "detox" queda en agua de borrajas.

adicciónLa adicción a la tecnología tiene las garras cada vez más largas y punzantes y aquellos que sufren sus embistes están afortunadamente cada vez más predispuestos a contemplarla como un problema a erradicar.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Reino Unido por la agencia independiente de medios the7stars, el 41% de los consumidores cree que la adicción a la tecnología puede ser perfectamente comparable a la adicción al alcohol y las drogas.

Conscientes de los graves problemas que hay solapados a la adicción a la tecnología, el 67% de los jóvenes de entre 18 y 34 años no tienen inconveniente alguno en proclamar a los cuatro vientos que necesitan (por su propio bien) desconectar de la tecnología. Entre los jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años el porcentaje aumenta y llega hasta el 71%.

Aun así, y aunque parece que los más jóvenes están al tanto de los efectos nocivos de su fuerte dependencia de la tecnología, su afán por estar conectados (las 24 horas al día) es definitivamente más fuerte que su deseo (frustrado) de desconectar.

Sólo así se explica que apenas el 6% de los jóvenes de entre 25 y 34 años tengan a bien apagar sus teléfonos móviles por la noche y durante los fines de semana. De hecho, el 64% confiesa que desea (de manera consciente) estar conectado todo el día a las nuevas tecnologías.

En línea con estas cifras (inevitablemente preocupantes), el 10% de las personas con edades comprendidas entre los 18 y los 34 años reconoce que prefiere grabar notas de voz en vez de realizar llamadas telefónicas (en las que la comunicación es manifiestamente más fluida y humana).

“La tecnología trae consigo un buen puñado de ventajas, pero parece claro que los consumidores lo tienen extraordinariamente complicado para levantar los ojos de sus smartphones, incluso si están convencidos de que verdaderamente necesitan desconectar”, explica Frances Revel, insights lead de the7stars.

“En un mundo cada vez más digital la atención se ha convertido en bien valiosísimo, pero existe urgentemente la necesidad de hallar un equilibrio, puesto que los usuarios precisan de un mayor control sobre sus hábitos tecnológicos”, subraya Revel.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir