Digital

La aprobación de "Proposition C" crea polémica en el sector tecnológico

La aprobación de un impuesto contra la pobreza enfrenta a los líderes tecnológicos

Marc Benioff, Jack Dorsey y Mark Pincus se enzarzan en Twitter a raíz de la aprobación de "Porposition C", un plan de impuestos contra la pobreza.

La responsabilidad social se ha convertido en una prioridad para las marcas. Hoy en día ya no basta con ofrecer un buen producto o servicio para tener éxito, sino que es necesario aportar a la comunidad, contribuir e impactar positivamente en el entorno para ser elegidos por los consumidores.

Marc Benioff, CEO de Salesforce, ha sido uno de los líderes del sector tecnológico que más ha demostrado el significado del verdadero propósito demarca apoyando la llamada “Proposition C”, un proyecto que busca reducir la pobreza en la zona de San Francisco, a través de un impuesto especial a las compañías tecnológicas que facturen más de 50 millones de dólares al año.

Para una compañía como Salesforce se calcula que el pago de impuestos ascendería a 10 millones de dólares.

Una propuesta que ha sido aprobada este mismo martes con el 60% de los votos a favor y que se estima que recaude entre 250 y 300 millones de dólares a partir de 2019 que irán destinados a reforzar los servicios para las personas sin hogar, un problema de cifras alarmantes en la ciudad de San Francisco.

Benioff, el principal defensor del proyecto, ha celebrado en Twitter el resultado que, sin embargo, no ha gustado a todos los líderes tecnológicos. De hecho, el debate sobre la idoneidad del plan ha sido intenso y público con la oposición de empresarios y autoridades de la ciudad, incluyendo al alcalde de San Francisco.

Jack Dorsey, CEO de Twitter, ha sido uno de los detractores de la iniciativa alegando que tendrá un impacto diferente en las compañías y que carece de garantías sobre la gestión responsable de lo recaudado.

También Mark Pincus, presidente de Zynga, se ha mostrado contrario a “Proposition C” y así lo ha hecho público a través de Twitter en donde calificaba el proyecto como “la propuesta más estúpida y menos pensada de la historia”.

Lejos de mostrarse preocupado por el coste económico que pueda tener para la compañía, que, en sus propias palabras, será muy pequeño, Pincus critica la falta de flexibilidad que ofrece la proposición a la ciudad para acabar con el problema.

Unas palabras que dieron lugar a un cruce de reproches con Benioff a lo largo de las últimas semanas.

La aprobación de la proposición no ha dado por concluida la polémica pues ahora la gran pregunta es cuál será la postura de las compañías detractoras. En este sentido, solo Dorsey se ha pronunciado en la red social en la que ha señalado la posibilidad de trasladar sus oficinas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir