líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La clase alta de EEUU responde más a la publicidad online que a la tradicional

Según un estudio del IAB recogido por Adlatina.com, los affluents, el sector de ingresos altos de Estados Unidos, ven y responden más a la publicidad digital mientras que a través de medios tradicionales es más difícil alcanzarlos. Mediante anuncios interactivos en internet, en cambio, se muestran más propensos a estar al tanto de nuevos productos, compañías y sitios.

Según un reciente estudio del Interactive Advertising Bureau los estadounidenses de mayores ingresos, históricamente difíciles de alcanzar a través de los medios tradicionales como televisión y radio, abrazan las nuevas tecnologías y sus anuncios más que otros segmentos. Se trata de los integrantes de hogares cuyos ingresos son de al menos 100.000 dólares anuales. Actualmente representan el 21% de los hogares de los Estados Unidos y gastan 3,2 veces más que los demás estadounidenses en las compras, según la encuesta.

El estudio también revela que el 98% de los affluents usa Internet, frente al 79% de la población general. Invierten 26,2 horas de media semanales, que también superan a las 17,6 que pasan viendo la televisión y las 7,5 escuchando radio. La población en general, en cambio, invierte alrededor del doble de tiempo en televisión y radio (34 y 16 horas semanales, respectivamente) y 21,7 horas en internet.

Según Sherrill Mane, vicepresidente senior de Servicios Industriales del IAB, este grupo de consumidores, históricamente significativo y difícil de alcanzar, es actualmente más importante que nunca: «No sólo controlan la mayor parte del poder de consumo, sino que pueden ser la clave para sacar a nuestra economía de la recesión. Y la nueva investigación muestra que en lo que se refiere a medios digitales, el viejo paradigma ha sido superado: los estadounidenses más ricos usan los medios digitales mucho más que sus colegas de menor capital».

Por el hecho de ser usuarios de internet más intensos, los affluents están más al tanto de las marcas, productos y servicios anunciados. El 88% recuerda haber estado expuesto a uno o más anuncios digitales durante la última semana, en comparación con el 84% de los usuarios de internet de menos recursos. Dentro de estos grupos, el de mayor ingreso recordó 21,1 anuncios de media, en comparación con los 20,2 para los no-affluents. Además, los primeros se mostraron más dispuestos que los segundos a estar al tanto de nuevos productos (un 55% frente a un 49), nuevas empresas (51% frente a 49) y nuevos sitios web (46 frente a 44%) después de ver un anuncio digital.

Además, el 59% de los affluents dijo haber realizado alguna acción en base a un anuncio digital en los seis meses precedentes. «Mientras que ese número no difiere significativamente de otros usuarios de internet, tiene un gran significado para los anunciantes a la hora de alcanzar a este difícil pero importante segmento. La combinación entre alcance, exposición e influencia de la tecnología digital como medio publicitario para los hogares de mayores ingresos, simplemente no tiene precedentes», afirmó Sherrill Mane.

Otra de las claves, en este sentido, se desprende del hecho de que los affluents registran un mayor nivel de comprensión de los anuncios en formato web, así como de los beneficios del targeting, en comparación con los de menores ingresos: el 32% de los primeros (frente al 23 de los segundos) afirmó que estarían dispuestos a compartir información sobre ellos mismos a fin de tener una experiencia online más personalizada. El 72% (frente al 61) concordó con la afirmación «la mayoría de los anuncios son gratuitos porque están soportados por publicidad». El 57% (frente al 51) dijo que prefiere ver contenido online gratuito que esté solventado con publicidad, antes que pagar por contenido libre de anuncios.

Parte de lo que los affluents quieren (37% frente al 32 de los no-affluents) para esa experiencia personalizada es anuncios relevantes a sus intereses actuales de compra cuando estén navegando por internet. Esto se debe, según Bob Shullman, presidente de Ipsos Mendelsohn, a que este segmento «tiene un estilo de vida inundado por la tecnología».

Los affluents están dos veces más interesados que la población general en poseer smartphones (33% frente al 17), y el 79% de los primeros afirma que sus vidas se han vuelto «entrelazadas con la tecnología» en la última década. No obstante, también son más propensos a decir que su vida se ha hecho «más complicada» (59%) y «más estresante» (58%), en oposición a «más divertida» (47%) o «más fácil» (33%).

 

La publicidad online ya se lleva un 16,1% de los presupuestos AnteriorSigueinte¿Para qué quieren las empresas tantas patentes?

Noticias recomendadas