Digital

La creatividad, el verdadero valor diferencial de la industria tecnológica marketera

Por qué la cuarta revolución industrial es (por fin) la era de la creatividad

Por qué la cuarta revolución industrial es (por fin) la era de la creatividad

Con la llegada de la denominada cuarta revolución industrial de la mano de la inteligencia artificial, el machine learning o los asistentes de voz, el futuro se augura muy prometedor, pero, al mismo tiempo, cambiante.

Aunque son muchos los profesionales que han advertido a las compañías sobre la necesidad de comenzar a adaptarse para llegar a tiempo y poder subirse al tren del progreso, todavía son muchas, sobre todo en nuestro país, las que siguen caminando a remolque.

Una de las dificultades que más se han destacado en el sector en los últimos tiempos son las diferentes velocidades a la que avanzan la entrada de nuevas tecnologías y el reciclaje de los empleados.

Y es que, con la implementación de nuevos procesos también se requieren distintas y mejoradas capacidades que, de momento, los trabajadores no han adquirido. Tarea importante la que tienen las universidades en los próximos años pues deberán formar a los líderes digitales del futuro.

El miedo a que las máquinas sustituyan a los humanos en muchos puestos, ha hecho saltar las alarmas para aquellos que se dedican a tareas más técnicas. Sin embargo, la creatividad está de enhorabuena pues los cambios que ha traído la tecnología han puesto de relieve el valor de las ideas en un mundo cada vez más automatizado.

“Los humanos nunca podremos compararnos a los algoritmos en cuestiones como el análisis de grandes masas de datos. Pero los ordenadores no entienden el contexto o las asociaciones y no pueden explicar el significado de los resultados. La gente que pueda aplicar un pensamiento innovador a los datos serán los que marquen la diferencia en el negocio, y esas habilidades no son fáciles de encontrar”, comenta Troy Ruhanen, president and CEO de TBWA Worldwide en Adweek.

Además, Ruhanen defiende el poder transformador de la creatividad y no tanto la eficiencia creativa a pesar de haber sido la nota predominante en las agencias. Sin embargo, apostilla, no quiere decir que las agencias no tengan que transformarse también de la mano de la inteligencia artificial.

“Al mismo tiempo que agencias como la nuestra producen cada vez más contenidos para un creciente número de plataformas, invertimos mucho tiempo en trabajo simple que puede ser manejado de manera más eficiente por la tecnología”, argumenta.

Así, aunque durante largo tiempo la industria ha estado más enfocada en los procesos, herramientas, costes y procesos, la cuarta revolución industrial trae consigo la tecnología que regalará a los profesionales más tiempo para invertir en lo único importante, diferenciador y valioso de la publicidad: las ideas.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

JCDecaux

Katapult

Compartir