Digital

El plan B del streaming ante una tendencia de consumo estable y una competencia creciente

La guerra del streaming se recrudece: los servicios crecen pero las suscripciones no

La llegada de nuevos competidores al streaming audiovisual sin un aumento previsto de las suscripciones llevará a los players a tener que reconsiderar sus estrategias.

streamingSi la guerra del streaming audiovisual ya es encarnizada en la actualidad, parece que la competencia que llegará en los próximos meses de la mano de potentes compañías como Disney o Apple no hará más que recrudecer la batalla.

Y es que, si algunos veían posible un aumento del numero de suscripciones por parte de los consumidores e incluso ellos mismos creen que así lo harán, no parece que eso vaya a suceder en un futuro cercano.

El número de suscripciones de los hogares estadounidenses se mantuvo estable, en una media de 2,8, entre 2017 y 2018, lo que lleva a los analistas a prever la continuación de esta tendencia.

Así, el cambio de comportamiento de los consumidores hacia un aumento de las suscripciones es poco probable. De hecho, la facilidad de cancelación de las mismas, sin ningún tipo de penalización y al alcance de un click, fomenta que los usuarios vayan saltando entre plataformas aprovechando el mes gratis que la mayoría incorporan.

“A medida que nuevos servicios entren en el mercado, incentivarán a los usuarios con pruebas gratuitas y precios de lanzamiento agresivos. Sin embargo, el éxito a largo plazo de estos servicios dependerá más de la retención de consumidores que de la adquisición. Un consumidor fiel es, sin duda, mucho más valioso que uno que salta de un servicio a otro”, explica Paul Verna, vice president of multimedia de eMarketer.

Estas previsiones ya comienzan a notarse en servicios como Disney + que llega al mercado en el mes de noviembre a un precio muy competitivo de 6,99 dólares al mes o 69,99 dólares al año. Asimismo, Hulu ha puesto en marcha un plan de choque ante la posible fuga de usuarios bajando el precio de su servicio con publicidad de 7,99 a 5,99 dólares al mes y no se descarta un posible paquete conjunto con Disney que beneficie a ambas.

“En este periodo de competencia sin precedentes en el espacio SVOD, el precio se convertirá en un factor cada vez más importante para los usuarios a la hora de elegir un servicio u otro. Eso significa que player consolidados como Netflix o HBO, que nunca han bajado sus precios, deberán reconsiderarlo”, asegura Verna.

No obstante, aunque los consumidores no parece que vayan a ampliar su número de suscripciones de manera drástica, el mercado del streaming audiovisual goza de buena salud y puede presumir de contar con una sólida base de usuarios. Al menos, de momento.

Te recomendamos

Outbrain

Somos quiero

A3media

T2O

Compartir