Digital

La historia detrás de los nombres más importantes de la tecnología

La historia detrás de los nombres más importantes de la tecnologíaCada empresa tiene una estrategia diferente para ponerle un nombre a su marca o a sus productos y, en el mundo de la tecnología, pueden parecer muy poco obvias. Está claro que el nombre de Google surgió a raíz de un número llamado “googol” y que Microsoft es la combinación de “microcomputer” y “software”. Pero hay otros casos como Twitter, Blackberry o Zappos que no son tan evidentes. Mashable ha logrado encontrar las historias que se esconden detrás de estas marcas.

1. Twitter
El nombre de Twitter se sacó de un sombrero, literalmente, después de una sesión de brainstorming en la que participó un pequeño grupo de empleados de Odeo, empresa en la que nació Twitter. Lo que buscaban era un nombre que encajara con el zumbido del móvil cuando se produjera una actualización. Una vez redujeron el número de opciones, entre las que se incluían nombres como Jitter y Twitter, las escribieron en papelitos que metieron en un sombrero y, después, fue la suerte la que decidió.

2. Android
Parece ser que el nombre, simplemente, viene del amor incondicional de Andy Rubin, cofundador y antiguo CEO de Android, por los robots. “Tienes que tener cuidado cuando están con Andy y sus robots” afirmó Nick Sears, el otro cofundador de la empresa.

3. Foursquare
Antes de Foursquare, Dennis Crowley intentó entrar en el mundo de las redes sociales para móviles con otro proyecto, Dodgeball, que fue adquirido por Google en 2005. Cuando Google decidió acabar con este proyecto, Crowley fundó Foursquare, una versión mejorada del juego social basado en la geolocalización. Pero aunque pueda parecerlo, ninguno de los dos nombres se debe a algún tipo de obsesión o trauma con los juegos de patio de colegio. Como afirmó el responsable de relaciones públicas de Foursquare “Dennis eligió esos dos nombres porque los dos proyectos estaban diseñados como un juego divertido”. De hecho, parece ser que Foursquare era el nombre con el que Crowley quería bautizar su primer proyecto, pero el dominio no estaba disponible cuando fundó Dodgeball.

4. 37signals
El nombre de 37signals lo inspiró un programa de ciencia llamado NOVA, en la PBS que Carlos Segura, uno de los socios originales de la compañía, estaba viendo. En él, se contaba cómo en la búsqueda de vida extraterrestre los humanos siempre analizan las ondas de radio procedentes del espacio. Aunque la mayoría de las fuentes que emitían estas ondas fueron identificadas, todavía quedaban 37 que no se pudieron explicar. En cuanto a la temática del camping, no hay una explicación para ello. “El camping…simplemente ocurrió”, dijo Jason Fried, “Basecamp (campamento base) fue el primer producto y después seguimos con ello. Aunque Highrise y Sortfolio no han seguido esta temática. Si podemos seguirlo, genial, pero no es un requisito indispensable”.

5. Yahoo!
Yahoo nació cuando David Filo y Jerry Yang estudiaban en la Universidad de Stanford y este proyecto, al principio, sólo consistía en listas categorizadas de los links favoritos en internet, lo que dio lugar al nombre original: “Jerry and David’s Guide to the World Wide Web”, un nombre que aunque era preciso, realmente no era llamativo. Realmente, Yahoho es el acrónimo de “Yet Another Hierarchical Officious Oracle” (otra vez un oráculo de jerarquización oficiosa) pero, según afirman desde la compañía, el nombre se eligió por su definición: “grosero, sencillo e inculto”.

6. Adobe
A finales de los años 70 y principios de los 80 John Warnock y Chuck Geschke trabajaban para Xerox y vivían en Los Altos, California, por donde pasaba el arroyo Adobe. Según la historia, este arroyo fue nombrado así por una casa cercana que pertenecía a un gobernador del siglo XIX. Esto hace que, en cierto modo, el nombre de la compañía tenga algo que ver con el material de construcción.

7. Blackberry
A pesar de que la creencia popular dice que se llama así porque los botones se parecen a las semillas de las moras, el nombre fue realmente una simple decisión de marketing. Como afirmó el equipo de comunicación: “RIM quería un nombre fácil de recordar, divertido, que pudiera funcionar internacionalmente y resultar atractivo a un amplio rango de consumidores. Por ello, RIM eligió una palabra con alguna connotación para la marca en lugar de una palabra descriptiva o inventada”.

8. Apple
Apple no tiene historia oficial, pero sí que corren algunos rumores acerca de su origen:
• Steve Jobs trabajaba cosechando manzanas en verano en una granja de California o de Oregón, lo que hizo que realmente le encantara esta fruta.
• A Steve Jobs le encantaban los Beatles.
• Steve Jobs llevaba tres meses de retraso buscando un nombre para su compañía, por lo que amenazó con llamarla Apple Computers si sus compañeros no le daban una opción.
• Steve Jobs quería distanciar su compañía de la imagen fría, inaccesible y complicada creada por otras compañías informáticas de la época.

9. Zappos
Cuando se fundó, en 1999, Zappos fue llamado ShoeSite.com, pero esto supuso un problema cuando decidieron vender otros productos que no fueran zapatos. Pero como el equipo seguía manteniendo el apego por el calzado decidieron acudir a una variación de la traducción en español, con lo que “zapatos” se convirtió en Zappos.

10. Nintendo
Nintendo en realidad son tres palabras japonesas: “nin” “ten” “do”, que significa “hacemos todo lo que podemos, lo mejor que podemos, y esperamos resultados”. Por tanto, Nintendo es un lema y el nombre de una compañía, todo en uno.

11. Aardvark
Hoy en día Aardvark se ha convertido en una web en la que los usuarios escriben sus preguntas para que sean respondidas por la gente apropiada que forma parte de las redes sociales. Pero la idea original del cofundador Max Ventilla era crear un sistema para intermediar en las conversaciones con conocidos en la red. Lo que Ventilla buscaba era situarse el primero en todas las listas de contactos, un lugar que ocupaba siempre su amigo Aaron, por cuestiones de orden alfabético. Aardvark es uno de los pocos nombres que se pueden situar por encima. Otro de los factores era la facilidad para conjugar el verbo inventado “vark”, y ser el nombre de un animal que la gente reconociera pero con el que no se tuvieran fuertes asociaciones. “También teníamos la sensación de que un animal tenía el posicionamiento adecuado como algo útil, pero o perfecto. Si hubiéramos elegido un humano o un robot la gente se pasaría el tiempo intentando hacerle parecer estúpido”, dijo Ventilla.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir