Digital

Del Big Data a la Inteligencia Artificial: las claves del marketing del presente y del futuro

"La IA no cambia la esencia del marketing. Sus aplicaciones nos ayudan a hacer un marketing más avanzado", Rebeca Benaroch (Publicis Media)

Rebeca Benarroch, data sciences lead de Publicis Media, analiza las claves de la inteligencia artificial en el marketing del futuro en el evento "Datecnoligencia", organizado por Zenith.

benarrochLa rapidez con la que cambia el mundo gracias al desarrollo tecnológico nos impide pensar a largo plazo. Y es que, hoy en día, hablar de futuro es hablar de presente.

La complejidad del escenario que vivimos supone todo un reto para las personas que se enfrentan diariamente a un entorno incierto y desafiante y se encuentran en constante búsqueda de la respuesta a la ecuación data, tecnología y personas.

Aunque la solución, al menos de momento, es una incógnita, Zenith ha querido acercarse a las claves para afrontar el futuro más próxima en las mejores condiciones en la jornada “Datecnoligencia”.

En ella han participado expertos de primer nivel que han explorado los 3 pilares del mundo que se avecina.

Rebeca Benarroch, data sciences lead de Publicis Media, ha sido la encargada de ahondar en el big data, la inteligencia artificial y sus retos y oportunidades.

Para comenzar su discurso ha presentado la Teoría de las Perspectivas desarrollada por Daniel Kahneman, premio Nobel de Economía, y que establece que el hombre, ante una situación de incertidumbre, toma decisiones que no responden a las leyes de la probabilística.

A la hora de elegir, se ponen en marcha dos sistemas: el 1, mucho más rápido, basado en la intuición y el 2, más reflexivo, basado en datos. Según la teoría, tendemos a lo que denominan como atajos heurísticos, es decir, a simplificar soluciones a problemas complejos, algo que muchas veces induce a error.

Sin embargo, los datos han convertido la toma de decisiones en un proceso más sencillo y preciso. No obstante, la capacidad de recabar datos es hoy común a todas las compañías.

“Quién no es data driven hoy en día”, se pregunta Benarroch. Sin embargo, señala, “resolver un problema con datos no es fácil porque los consumidores lo que nos piden es estar más cerca, ser más relevantes. La posesión y el tratamiento del dato no debería ser un problema”, la clave reside en “llegar a un más profundo conocimiento del dato para ofrecer lo que nos piden al consumidor”.

El volumen, la complejidad y la velocidad de la data hoy en día “hace que sea extremadamente complejo” llegar a este nivel de conocimiento “con las herramientas y el nivel que tenemos ahora, por ello, tenemos que pasar a un siguiente nivel, aumentando la inteligencia”.

Aunque la transformación, matiza Benarroch, tiene un coste: inversión en sistemas, talento específico, colaboración e innovación y privacidad y ética.

Aquí es donde aparece la IA que “ha venido a cambiar la manera en la que hacemos marketing”.

La ponente destaca la importancia de esta tecnología en dos áreas claves: “Nos aporta un approach científico y nos va a permitir predecir comportamiento o propensión”.

“Si somos capaces de aplicar esto haremos un marketing más inteligente, más eficiente, rápido y optimizado”, comenta.

Sin embargo, afirma, “la IA no cambia la esencia del marketing. Sus aplicaciones nos ayudan a hacer un marketing más avanzado”.

El camino hacia esta situación óptima ya comienza a construirse y es que, hoy contamos con más data que nunca, tenemos un menor coste de infraestructura, los algoritmos son cada vez más potentes y disponemos de más expertise.

Pero eso no quiere decir que la IA no esté ya presente en nuestras vidas, de hecho, interactuamos con ella mucho más de lo que imaginamos. Las 4 principales aplicaciones de la IA en el marketing de hoy son el reconocimiento de imágenes, el language processing, los sistemas de recomendación y el análisis predictivo.

“La IA ya está metida en nuestra vida, aunque no nos demos cuenta. Lo que todavía las maquinas no tienen es la pasión, el propósito. Tenemos que ser capaz de soñar y de pensar qué es lo que queremos que las maquinas hagan”, señala Benarroch.

“Las marcas que sean capaces de predecir lo que el consumidor va a hacer serán capaces de actuar y será lo que marque la diferencia y la ventaja competitiva”, concluye.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir