Digital

Gonzalo Alonso reflexiona sobre la transformación digital

La IA no va a destruir a la humanidad, pero la transformación digital conlleva riesgos

Transformación digitalPara Gonzalo Alonso, ex director de Google para América Latina, CEO de la consultora digital Clowder Tank y experto en inteligencia artificial, lo más cerca que un algoritmo ha estado de poner en peligro a un ser humano fue cuando, en marzo de 2016, Lee Sedol, jugador de Go surcoreano, ganó perdió cuatro partidas contra AlphaGo, programa diseñado por Google para imitar la inteligencia humana. Pero esto no significa, lógicamente, que la transformación digital no tenga sus riesgos, como alertó el propio Alonso en un ciclo de conferencias organizado por Casa América en Madrid, que recoge ElPaís.com.

Alonso establece que el mayor problema es el desconocimiento reinante en torno a la transformación tecnológica. “Muy poco de qué funciona y qué no. Sabemos, eso sí, que es el fenómeno con más velocidad en el ambiente político, social y económico de los últimos 300 años. Y ese es parte del problema”. Alonso considera que la sociedad está pasando a premiar la rapidez, la habilidad, lo que empodera o lo que habilita, cosas afines a la tecnología pero “al final los que conectan todos estos puntos son los seres humanos”.

“Intentamos alcanzar una locomotora a la que no llegamos. Nos va a llegar mucho tiempo estudiar y comprender este fenómeno, incluso cuando haya pasado”. Para Alonso, hay tres elementos de la transformación digital: el fenómeno en sí, los modelos de negocio para implementar ese fenómeno en la sociedad y el ser humano. “Es donde más tiempo deberíamos reflexionar, y es donde menos tiempo ponemos. Hay que frenar esa locomotora y reflexionar sobre el ser humano”.

Además, afirma que se reflexiona muy poco sobre las consecuencias que tienen los pequeños actos, como publicar una foto de un niño antes de que tenga conciencia digital “sin reflexionar que yo recibí una vida digital intacta”.

Para Gonzalo Alonso, hay que pensar y hacer las preguntas adecuadas. “Por ejemplo, ¿está bien dar toda la data? ¿Las organizaciones están lo suficientemente reguladas? Son cosas que damos por supuestas sin pararnos a reflexionar”. Además, si le preguntan si hay algún motivo para confiar en los CEO, lo tiene claro: ninguno. “Solo encuentro razones para desconfiar. Las plataformas deberían venir con razones validadoras por las cuales yo te doy mi data. Y escoger. Pero cuando desconectas Facebook, sigue habiendo pequeños códigos de otras plataformas que envían información a Facebook de lo que haces. Eso no está bien. Es una invasión a una propiedad intelectual. Hay que encontrar cómo delimitar estos abusos, o esos actos de fe de los que hablaba se van a caer”.

Alonso se muestra partidario de una mayor regulación del terreno digital y considera que el estar inmersos en una especie de lejano oeste no es nada de lo que se pueda presumir. “La legislación debería ser mucho más rápida”.

Existen mecanismos que ofrece la transformación digital para mejorar, disrumpir y llevar a otro nivel el control. Para Gonzalo Alonso el modelo es Android, pues habilita a millones de personas con talento. “El camino Apple me parece muy nocivo. Son excluyentes, y la inclusión es mucho más poderosa que la exclusión”.

El mexicano habla de su propia región, Latinoamérica, como un continente roto y excluyente. “Hacemos tonterías que nos alejan del modelo europeo: en lugar de tener un sistema de transmisión interbancario para toda Latinoamérica, cada país tiene el suyo propio. En lugar de hacer un XML para toda la facturación del continente, cada país hace el suyo. Si Latinoamérica se homologara en las cosas más sencillas, sería una segunda europotencia para los negocios y con mucho más poder cautivador. Ahora somos una bola de repúblicas desorganizadas. Por otro lado, veo que los grandes avances en cosas como fintech vienen de allí, donde entendimos que juntar factura electrónica con pago electrónico hace la magia”.

Para Alonso, el peor peligro posible dela transformación digital sería acabar teniendo vidas muy públicas y muy desorganizadas, que supongan una ruptura de la privacidad cuyos efectos sobre el ser humano son desconocidos, pero no cree en la pesadilla de la inteligencia artificial. “Definitivamente, Skynet no va a destruirnos”.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir