Digital

El potencial de la inteligencia artificial amenaza a la industria

La inteligencia artificial por la que los creativos deben empezar a preocuparse

La inteligencia artificial por la que los creativos deben empezar a preocuparse

En los últimos años el desarrollo de la inteligencia artificial ha sido notable y se ha traducido en proyectos sólidos que comienzan a experimentar compañías como Sony, Google o Facebook.

Un sistema capaz de aprender de manera autónoma las reglas de un juego y batir récords, de componer una canción, de crear un tráiler de una película o incluso de escribir un guion son solo algunas de las iniciativas que muestran el enorme potencial creativo de la inteligencia artificial.

Y vistos los resultados, no es de extrañar que sean muchos los que consideran esta tecnología una amenaza para la industria creativa.

Hasta ahora, mucho se había hablado de la sustitución de los puestos de trabajo más mecánicos por robots, pero pocos habían pensado en la posibilidad de que ocupasen también aquellos más artísticos.

A juzgar por trabajos como el de la inteligencia artificial de Facebook, capaz de crear pinturas dignas de cualquier museo, parece que esta opción es más que factible.

La inteligencia artificial por la que los creativos deben empezar a preocuparse

Sin embargo, para Andy Hood, head of emerging technologies de AKQA, muchos de estos casos demuestran las limitaciones creativas de esta tecnología. Y así lo expresa en The Drum, en donde asegura que todavía se necesita la ayuda humana para poder construir estas experiencias.

Por ejemplo, para el trailer “Morgan” fue necesaria una persona que editase las imágenes y piezas que previamente había seleccionado Watson.

En el caso del “Flow Machines” de Sony, un compositor humano fue el que realmente compuso la canción utilizando la melodía y armonía creadas por la tecnología.

No obstante, aunque todavía queda camino para explotar todas las posibilidades de la tecnología, todo esto lleva, sin duda, a preguntarse por la capacidad de la inteligencia artificial de crear piezas originales.

“Como humanos, no solo aportamos nuestra formación y experiencia a la hora de crear, sino que también contamos con un catálogo entero de experiencias vitales a partir de las que construir. Es esta capacidad de llevar nuestras vidas, imaginación y aspiraciones a la creatividad lo que nos permite evitar caer en las mismas cosas una y otra vez. ¿Cómo puede esperarse que una máquina sin conocimiento o experiencia más allá de un ámbito concreto sea realmente creativa?”, se pregunta Hood.

La respuesta a esta pregunta ya es una realidad y se llama AlphaGo Zero, una nueva versión del sistema AlphaGo que el pasado año acaparó todas las miradas tras haber derrotado al campeón mundial del juego Go, Lee Sedol.

La máquina logró batir a su rival una y otra vez gracias a los datos sobre jugadas que le habían proporcionado los ingenieros de la compañía.

Lo curioso es que, a partir de ahí, la máquina comenzó a jugar contra sí misma, adquiriendo cada vez más y más conocimientos y derrotando a su versión anterior en 100 partidas de 100 disputadas.

Por lo tanto, la diferencia radica en que, esta segunda versión no necesitó conocimientos previos procedentes de humanos para alcanzar estos increíbles resultados y, lo mejor de todo, es que solo necesitó un par de días para llegar a este nivel.

“El conocimiento base con el que la mayoría de inteligencia artificial es entrenada representa un marco común de referencia entre humanos y tecnología. Cuando la AI aprenda sin ese marco, la verdadera creatividad original puede producirse”, asegura Hood y sus resultados son simplemente “inimaginables”.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir