Digital

Blockchain e inteligencia artificial en el Experience Fighters 2018

La inteligencia artificial y el blockchain, dos valiosas herramientas para el diseño de experiencias

Jen Haezlewood y Kustav Bhattachayra, de R/GA desentrañan la utilización del blockchain y la inteligencia artificial para mejorar las experiencias del usuario.

inteligencia artificialLa inteligencia artificial o el blockchain son solo algunas de las herramientas que están revolucionando el mercado actual, cada vez más influido por poder ofrecer la mejor experiencia al usuario. Sobre este tema hemos podido profundizar en el Experience Fighters 2018, celebrado este 6 de junio en Madrid, de la mano de Jen Heazlewood, y Kaustav Bhattacharya, creative director, head of experience design y executive director technology, respectivamente, de R/GA.

La inteligencia artificial y los algoritmos están cambiando la forma en la que los usuarios se relacionan con las marcas y con su entorno. Ambos expertos han puesto como ejemplo la utilización de los asistentes de voz para ofrecer un customer journey más fluido o, incluso, la creación de tráilers cinematográficos gracias a herramientas como Watson.

La inteligencia artificial también se cuela en la música, pudiendo crear un álbum musical completo. Una incursión en la creatividad humana que no puede calificarse más que como increíble, como señala Jen Haezlewood.

“También nos permite conectar mejor con las marcas”, añade. “La meta es conseguir una experiencia totalmente one-to-one que cree conexiones más profundas entre las marcas y los consumidores”. Un gran ejemplo es Rose, “The Cosmopolitan of Las Vegas”, un sistema de IA que permite aprovechar al máximo la ciudad.

“Los humanos queremos que la tecnología parezca un ser humano”, añade. “Pero, ¿qué nos diferencia realmente las máquinas? En primer lugar, los humanos son más emocionales, pueden ser tan irracionales como racionales, olvidan, son impulsivos. En cambio, las máquinas están programadas, tienen una memoria y una lógica perfecta”, expresa.

“Las máquinas están ya comenzando a ser más amistosas, más humanas, para poder conectar mejor con las personas”, añade Kustav Bhattacharya.

“Otra cuestión que tenemos que tener en cuenta para el futuro cuando pensamos en la inteligencia artificial son los posibles errores que introducen los creadores”. Por ejemplo, un sistema de inteligencia artificial que detecte un error por tener los ojos cerrados cuando se sube una fotografía de una persona asiática. “Básicamente, significa que todos tenemos una responsabilidad para que la tecnología evolucione de forma correcta”, señala Haezlewood.

Por lo que respecta al blockchain, Bhattacharya explica que se trata de una red distribuida, en vez de descentralizada o centralizada. “Es una red totalmente distribuida porque todo el mundo está conectado entre sí”.

Esto significa que todos los cambios que se produzcan en la red tienen una repercusión para todos los individuos. “Todas las transacciones se organizan en bloques conectados unos con otros, todas las piezas de información se encuentran conectadas”.

El blockchain se centra, sobre todo, en la confianza. Pero, como semana Haezlewood, hay que olvidarse de la expectación que genera y analizarlo con detenimiento. “El primer reto es pensar qué se trata de crear, qué se va a solucionar con ello”, añade.

Además, es importante proveer a los usuarios de la información que necesitan, así como crear una experiencia intuitiva. “Hay muchos ejemplos de blockchain implantados en los últimos meses. Uno de los mayores retos está en los informes sanitarios. El blockchain puede unificar los informes que antes estaban fragmentados en cada organización médica e integrarla en un repositorio de verdad”, comenta Bhattacharya. Controlar los datos médicos del cliente puede acabar ayudando a salvar vidas. “Otro buen ejemplo es Sovrin, que ofrece una identidad portátil para cada persona, organización u objeto”.

Otro ejemplo que ha querido destacar Bhattacharya es Mycelia, un pasaporte digital dirigido a democratizar la música y que asegura a los distribuidores, fanáticos y empresarios una relación inteligente y con confianza. Choon también ofrece algo similar, siendo un servicio de streaming blockchain, basado en Ethereum, que permite manejar mejor los derechos a sus artistas.

En conclusión, tanto el blockchain como la inteligencia artificial permiten crear experiencias “customer first”, más personalizadas que nunca. Pero las consideraciones éticas tienen que estar siempre presentes para los creadores y los desarrolladores. “Las experiencias pueden ayudarnos a sentirnos más cerca como comunidad o como sociedad. Nuestro futuro es humano, aunque esté dominado por la tecnología”.

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir