Digital

La "Ley Anti-Amazon" está a punto de convertirse en realidad en Francia

ley anti amazonLa Asamblea Nacional de Francia aprobará probablemente en los próximos días la que ya se conoce como ley "anti-Amazon". De ser así, en unos pocos meses Amazon no podrá ofrecer el envío libre de libros con el objetivo de proteger las librerías independientes del país frente a los grandes competidores.

Quizás para un extranjero el precio de los libros en Francia resulte algo difícil de entender. En 1981, el ministro de cultura francés, Jack Lang, estableció un precio fijo para todos los libros que se vendiesen en el país.

De acuerdo a esta ley, los libreros franceses no han tenido más remedio que vender los libros al precio establecido por Estado. Para mejorar la competitividad, esta ley contempla un descuento del 5% sobre el precio fijado.

Cuando el gobierno francés aprobó la que se conoce como “Ley Lang” buscaba proteger a las librerías frente a las grandes superficies y competidores y la idea funcionó bastante bien. Tan bien, que la medida de los precios fijos para los libros se extendió a otros países europeos como Portugal, Italia, Alemania e incluso España.

El verdadero problema surgió cuando Amazon o Fnac entre otros abrieron sus tiendas online. Aunque los compradores tenían que esperar un par de días para recibir los libros que habían comprado, estas grandes plataformas encontraron la forma de continuar siendo competitivas sobre este pequeño inconveniente: aplicaban el descuento autorizado por el Estado del 5% y además ofrecía el envío de la compra totalmente gratis. Esta estrategia de ventas fue considerada por la competencia como desleal.

Este modelo de Amazon resulta sostenible porque sus cuentas residen en Luxemburgo donde el impuesto de ventas es muy bajo lo que le ha permitido a la empresa ganar cuota de mercado en Francia aunque los márgenes de beneficio no son tan importantes como el aumento de las ventas. En teoría la empresa puede decidir en cualquier momento aumentar los precios y poner en marcha la máquina de hacer dinero.

La actual ministra de cultura francés, Aurélie Filippetti, ha explicado que él no tiene nada contra Amazon a pesar del nombre con el que se conoce popularmente la ley pero afirma que el envío gratuito es algo que tiene que parar.

En pocos meses las pequeñas librerías tendrán que elegir entre el envío gratuito o el descuento autorizado del 5%. Si optan por el descuento del porcentaje fijado por el Estado, este no se aplicará al precio de los libros sino al coste del envío.

Por ejemplo, en la compra de un libro que cueste 10 dólares a los que añadimos 2 dólares de gastos de envío, el comprador pagará un total de 9,50 dólares por el libro más 1,5 dólares de gastos de envío.

Tanto la Asamblea Nacional como el Senado aprobaron este proyecto de ley. Ahora tan sólo queda una última votación por parte de la Asamblea Nacional que se prevé que pasará sin problemas ya que el texto sólo ha sido ligeramente modificado (un artículo que reza que al descuento autorizado del 5% sobre el precio fijado no podrá sumarse la gratuidad de los gastos de envío).

¿Va demasiado lejos la "ley anti-Amazon"?

Cuando hablamos de fijar precios a los libros nos encontramos con otro caso interesante: Apple y sus eBooks en EEUU que acabó siendo declarado culpable por fijar precios en su iBookStore.

Cuando iBoolStore se dio a conocer en 2010, Apple dejó que los editores fijasen sus precios pero les obligó a poner el mismo precio en la Kindle Store e iBookStore.

El Departamento de Justicia escribió una queja en defensa de la competencia pero, en lugar de fomentarse una sana competencia al permitir que los vendedores de ebook fijasen sus precios, las ventas de libros electrónicos cayeron.

Con la ley “anti-Amazon”, el gobierno francés va en la dirección opuesta reiterando la protección de librerías y editoriales independientes pero ¿Va demasiado lejos?

El pasado mes de diciembre la mayor cadena de librerías de Francia, Chapitre, se presentó en quiebra. Un total de 9.000 millones de dinero público se invertirán en la industria del libro en 2014 para salvar a las pequeñas librería y editoriales de la competencia online que cada vez perjudica más a la industria.

La pregunta no es si esta ley va demasiado lejos sino si será suficiente para salvar las 2.500 librerías independientes que existen en Francia.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir