líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La 'ley Sinde' es rechazada en Reino Unido por considerarse impracticable

El Gobierno británico ha descartado su plan de bloquear por ley las páginas web que infringen derechos de autor, como las de descarga de música y películas, al concluir que es impracticable. El ministro de Negocios, Innovación y Cualificaciones, Vince Cable, ha confirmado que, tras recibir un informe del regulador Ofcom, se ha desechado la medida, que se incluía en la ley de Economía digital aprobada el año pasado.

La ley contemplaba, en una cláusula similar a la conocida en España como ‘ley Sinde’ y que ahora no será desarrollada, otorgar competencias a los tribunales para que bloquearan portales dedicados a la infracción de los derechos de autor y propiedad intelectual. Sin embargo, un caso ocurrido la semana pasada, en que la compañía de telecomunicaciones BT fue obligada por un tribunal a bloquear el acceso de sus clientes a un página de ficheros no autorizados sin necesidad de recurrir a esa nueva ley, indicó al Ejecutivo que es innecesario legislar en ese sentido.

Según informa el diario El Mundo, el regulador de las telecomunicaciones, Ofcom, concluyó en su informe que el proceso fijado en la ley de Economía digital para el bloqueo de portales era inoperante ya que era largo y laborioso y no hubiera funcionado con webs que aparecen y desaparecen a gran velocidad. En cambio, lo que sí se introducirá, al amparo de esa ley, es un sistema de aviso por carta a los usuarios de internet alertándoles de que su conexión ha sido asociada con sitios de descarga ilegal.

Las cartas «pretenden instruir a la gente sobre derechos de autor e indicarles donde pueden encontrar contenidos legítimos», señala el comunicado emitido este jueves.Los usuarios podrán recurrir esos avisos, pero se ha introducido un pago de 20 libras (23 euros) por hacerlo, para evitar falsos recursos, que se devolverán en caso de ganar el proceso.

Uno de los cambios será que se legalizará la copia de CD, algo que hace a diario la mayoría de personas pero que sin embargo es ilegal bajo la legislación vigente. Otra reforma es que no se considerará violación del copyright que un artista parodie el trabajo de otro, ni tampoco utilizar estudios científicos ajenos para su análisis informático en busca de datos. Asimismo, se facilitará el proceso de legalización para uso común de las obras sin autores conocidos.

Además se creará un «mercado de intercambio digital», donde las licencias sobre contenidos protegidos podrán ser vendidas y compradas con rapidez. Según el ministro, esta iniciativa reportará a la economía británica unos 2.000 millones de libras (unos 2.300 millones de euros) de ingresos anuales para el año 2020.

 

El canon sigue generando discusiones entre la LFP y las emisoras de radioAnteriorSigueinteAriel Camus (Tourist Eye): "la opinión de nuestros amigos tiene cada vez un peso mayor que la publicidad"

Noticias recomendadas