Digital

Google no es el único que intenta frenar los anuncios de mala calidad

La lucha de Google contra la publicidad de mala calidad es solo el comienzo

mala calidadEn el año 1929 tuvo lugar la Matanza de San Valentín, en la que siete mafiosos fueron asesinados, haciendo un llamamiento de atención a los habitantes de Chicago y al público estadounidense sobre los efectos destructivos de los gángsteres, marcando el comienzo del fin de Al Capone. Ahora, la industria de la publicidad está a punto de sufrir su propia masacre de San Valentín, pues las mejores compañías están uniéndose para eliminar a los más débiles y los anuncios malos están acabando con la confianza de los marketeros en la publicidad digital. Google aprovechará su posición en el mercado y la popularidad de su navegador, Chrome, para acabar con los anuncios de mala calidad. Google dejará próximamente de mostrar anuncios que no cumplan con sus estándares de calidad, adoptados por la Coalition for Better Ads.

Estos estándares fueron compilados después de entrevistar a miles de consumidores sobre los anuncios que tenían un impacto negativo y serán un paso importante en el comienzo de una era publicitaria con participaciones más relevantes y mayor rendimiento. Los estándares estarán enfocados, principalmente, a frenar los formatos disruptivos, como anuncios emergentes, anuncios de vídeo autoejecutables con sonido, anuncios grandes y persistentes y los interstitials de cuenta atrás y página completa.

Aunque los anunciantes consideren que este tipo de publicidad de mala calidad tiene un gran impacto y los editores las utilicen como fuente de ingresos adicional, lo cierto es que las investigaciones apuntan a que son un obstáculo para muchos usuarios, lo que les lleva a buscar e instalar bloqueadores de anuncios, que acaban perjudicando a todos los anunciantes y también a los editores, que pierden la oportunidad de monetizar su contenido, según Adweek.com.

A finales del pasado mes de diciembre, Google aclaró cómo implementaría su bloqueador de anuncios, afirmando que “las violaciones de los estándares se informan a los sitios a través del informe de experiencia publicitaria, y los propietarios del sitio pueden enviarlo para revisar una vez”. De esta forma, a partir del 15 de febrero, Chrome eliminará los anuncios de los sitios que hayan fallad en el informe de experiencia publicitaria durante más de 30 días, independientemente del formato.

En resumidas cuentas, los editores que hayan publicado alguno de los formatos bloqueados tendrán un estado fallido hasta que actualicen sus estándares. Durante este tiempo, Chrome continuará mostrando otros anuncios que cumplan con los estándares de Coalition for Better Ads. Sin embargo, los hayan estado en fallo durante más de 30 días serán totalmente bloqueados.

Las implicaciones de todo esto son tremendamente importantes. Con menos anuncios disruptivos, los usuarios tendrán mejores experiencias digitales, por lo que serán menos propensos a instalar bloqueadores de anuncios. Pero tanto anunciantes como editores pueden sentirse intimidados por el intento de Chrome de regular la calidad de sus anuncios, pero el cambio en última instancia debería elevar el valor monetizado de buenas experiencias publicitarias para los editores.

Además, Google no está solo, pues otros proveedores ya han realizado movimientos similares para eliminar la mala calidad, el fraude, la falsificación, el desperdicio y el abuso del ecosistema publicitario digital, aprovechándose de estándares de calidad ya existentes como LEAN de IAB o ads.txt.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir