Digital

La nueva medida de autocontrol de la industria publicitaria no convence a los usuarios

La versión de la industria publicitaria online del mecanismo do-not-track que acaba de ver la luz recientemente no ha recibido una buena acogida por parte de los consumidores y los defensores de la privacidad en la red. El sistema forma parte de la nueva obligación para los miembros de la IAB de adoptar un nuevo código de conducta que requiere el uso de un triángulo turquesa con una letra “i” en su interior.

Con este icono, los consumidores pueden optar por no ser rastreados en esas páginas, una práctica muy extendida que sirve para recoger información sobre el comportamiento de los usuarios y ofrecer así anuncios más adecuados para la audiencia.

Según Mike Zaneir, vicepresidente de IAB, esta campaña autorreguladora demuestra “que la industria puede ofrecer transparencia y elección a los consumidores con éxito. Estamos haciendo esto hoy en lugar de esperar a una falsa promesa del gobierno para una regulación en el futuro”.

Aún así, los grupos de consumidores no están muy contentos con esta iniciativa. Según Carmen Balber, directora de Consumer Watchdog, “el programa de IAB no da a los consumidores la capacidad de optar por no ser rastreados, ni en la teoría ni en la práctica. Las compañías que participan aceptan dejar de segmentar la publicidad de los consumidores que hacen opt-out. Aún así, seguirán rastreando a otros”.

Por otro lado, Jeffrey Chester, director ejecutivo de Center for Digital Democracy asegura que el icono está “diseñado para ser ignorado” y sólo ofrece información general sobre cómo la publicidad y las redes sociales rastrean a los usuarios. Además, según un estudio de The Center for Internet and Society de la Universidad de Stanford, hasta la fecha sólo el 11,3% de los miembros del IAB muestra este icono, que lleva disponible desde el mes de abril de 2010.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir