líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La privacidad de los datos cada vez más cuestionada, ¿quién tiene la llave?

datos privacidad 300La privacidad ha sido una de las grandes cuestiones a debate desde el nacimiento de internet y, conforme pasan los años, sigue siéndolo. Y es que, a pesar de las mejoras tecnológicas de la seguridad en internet y los esfuerzos de las compañías por blindar sus sistemas, los recientes ataques a grandes empresas como Ashley Madison o a gobiernos como el de Estados Unidos han hecho saltar de nuevos las alarmas.

Esto ha hecho aumentar la desconfianza de los usuarios que son mucho más cautos a la hora de entregar sus datos o de realizar compras online con los consecuentes perjuicios para los anunciantes que dejan de obtener datos valiosísimos para optimizar su publicidad.

Pero hay ciertos factores que determinan el verdadero estado de la cuestión. Los medios de comunicación determinan en gran medida la imagen que la sociedad adquiere de estos ataques así como alientan la preocupación general.

Los grandes casos como Wikileaks o Ashley Madison han estado y siguen estando en las portadas de los periódicos y en las aperturas de los telediarios provocando una creciente preocupación de los usuarios que ven la «facilidad» con la que se comete este tipo de robo de datos en un tiempo en el que la sociedad está altamente concienciada del valor de su privacidad.

A todo esto hay que añadirle la escasa regulación legal que existe en torno al uso de los datos de los usuarios por parte de las empresas a las que son conscientemente dados y a su vez, de los anunciantes que los compran para sus estrategias de marketing.

La falta de normas claras en cuanto a la utilización ética y seguridad de esta información provoca en el público una sensación de desprotección y, a su vez, una actitud reacia a la publicidad y la actuación de dudosa moralidad de algunas empresas como Spotify o Facebook en cuanto al uso de imágenes o datos de los usuarios por terceros, tampoco ayuda a mejorar la situación.

«Antes los consumidores estaban convencidos de la conveniencia y utilidad que obtenían a cambio de sus datos pero el aumento del uso de los ad blockers muestra que existe una creciente desilusión, la gente espera que las marcas tengan fallos», asegura Nathalie Nahai, experta en audiencias online.

La solución a la cada vez más frecuente pasividad de los usuarios pasa por una mayor transparencia en los términos y condiciones de uso de los servicios y de los datos de los consumidores, así como mostrar un mayor compromiso con la privacidad de los clientes. Sin transparencia no hay usuarios y sin usuarios no hay datos.

 

Los 18 hábitos más desquiciantes de los jefes odiososAnteriorSigueinteEl marketing online está cambiando y Nescafé es quien lleva la batuta

Noticias recomendadas