Digital

La próxima generación de wearables estará diseñada pensando en las mujeres

JAWBONE BANDSChristina Mercando, consejera delegada y cofundadora de Ringly, se ha puesto como objetivo fusionar la moda y la tecnología. Por ejemplo, un anillo capaz de conectarse a un smartphone para alertar sobre la llegada de mensajes o llamadas a través de un sistema de vibración o luces intermitentes, es una de las propuestas en las que está trabajando y saldrá al mercado en el verano de 2014.

"El diseño es nuestro objetivo superior por eso no se verá como un gadget". Después de meses de investigación y un millón de dólares de financiación, Mercando ha establecido un diseño que sigue una línea de metales bañados en oro con piedras como materiales principales.

Para los que prefieran los accesorios de muñeca, MEMI está desarrollando una tecnología similar en forma de brazalete, también programado para salir a la venta en el verano de 2014. El brazalete de metal es cónico, asimétrico y tiene un cierre estrecho. "Funciona bien con los dedos y los pulgares de las mujeres" explica el fundador Leslie Simmons Pierson.

Desde la perspectiva de la moda, Ringly y MEMI apelarían a los usuarios incluso si no hacen nada aunque sus diseñadores esperan que cumplan las expectativas. Esa norma no se aplica a la mayoría de los wearables como Google Glass o Fitbit.

"Algo como Google Glass no se va a usar hasta que quede como algo de moda que estoy emocionado de llevar y que va a quedar bien en las fotos" explica Liz Salcedo, fundadora de Everpuse. Salcedo, cuya empresa vende bolsos elegantes que también sirven como cargadores de teléfonos, es sólo una de las muchas mujeres atraídas por la tecnología detrás de la tendencia.

“Las ofertas actuales de smartwatch fueron diseñados desde una perspectiva aparentemente masculina”, argumenta Pierson. “Sólo hay que echar un vistazo a la página web smartwatch Pebble para comprobar que es una imagen de cuatro manos claramente masculinas seguidas por una sola muñeca andrógina” añade. Un portavoz de Pebble explica que “realmente no están diseñando para las mujeres en particular si no que trabajan un género neutral”.

La estética, sin embargo, son sólo parte de lo que hace que estos relojes resulten poco atractivos para las mujeres. Pierson explica que los smartwatches parecen querer atornillar el teléfono a la muñeca. "Quiero ser menos enchufado” confiesa y Mercando siente de la misma manera "hemos estado viendo esta tendencia de querer desconectar."

Con MEMI y Ringly, los usuarios pueden dar prioridad a las comunicaciones, la programación de las llamadas entrantes y las alertas que deseen. El anillo o pulsera sólo vibra o parpadea cuando las personas seleccionadas, como la niñera, están tratando de ponerse en contacto.

Ciertamente ese nivel de pseudo-conectividad sólo atrae a ciertas mujeres. Pero, por lo menos, algunas mujeres son conscientes de la moda y no quieren que sus accesorios se vean tan obvios como tecnología. "Si yo estoy vestida para una reunión no quiero llamar la atención sobre el hecho de que estoy usando un brazalete" explica Pierson. "Me encanta la funcionalidad" de wearables, añade Mercando. Pero: "No me gusta cómo se ven, cómo son de grandes y toscos." Ambos fundadores sospechan que no son los únicos que buscan una solución más sutil y elegante.

Pero la creación de una pieza de joyería en la que exista funcionalidad y moda a partes iguales tiene sus retos. Por eso gran parte de lo que hay actualmente en el mercado parece tan mecánico. El reto viene a la hora de cambiar las ideas preconcebidas que se tienen a la hora de diseñar los accesorios ya que este tipo de tecnologías requieren formas, tamaños y materiales especiales que hay que fusionar con las tendencias.

Pero eso no es suficiente, afirma Yves Behar, director creativo de Jawbone. "Para mí, lo importante es crear identidades únicas para los productos". "Así que hacer que se vea como algo más es, en mi opinión, una decisión incorrecta. La forma debe seguir a la función” añade.

Behar explica que este tipo de accesorios deben servir para ser usados en todo momento y resultar casi invisibles para los usuarios. Para el diseño de sus Jawbones Up, su equipo utilizó un material suave en vez de un material llamativo. La decisión no fue tomada porque fuese más masculino sino porque es más ligero y cómodo.

Eso no significa que los diseñadores de Jawbone Up no pensaron en las mujeres. "He escuchado a muchas mujeres afirmar que nuestros productos son los únicos que considerarían llevar" explica Behar.

Por el contrario, parte de la "función" de Memi y Ringly se ve bastante y por lo menos algunas mujeres quieren eso. "Diseñé algo que yo quería y algo que mis amigos querían también" concluye Pierson.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir