Digital

Nuevos hallazgos de Google en la aplicación de la inteligencia artificial en la medicina

La próxima revolución digital de Google: la salud

Google ha desarrollado un sistema de inteligencia artificial con el que predecir con una precisión nunca vista, la probabilidad de muerte en enfermos.

El potencial de la inteligencia artificial en el ámbito de la salud ha sido ampliamente difundido. Sin embargo, hasta ahora, los avances han sido lentos. Google es una de las compañías más activas en este terreno y, uno de sus últimos hallazgos podría suponer un antes y un después en la predicción de la evolución de enfermedades.

La tecnológica llevó a cabo un experimento por el que comparaba el uso de un escáner de radiología y la inteligencia artificial a la hora de estimar las posibilidades de fallecimiento de una mujer con un cáncer de mama en etapa tardía.

Mientras el escáner estableció una probabilidad del 9,3%, el sistema de Google lo elevó hasta el 19,9%. La mujer falleció en cuestión de días.

La herramienta de la compañía, basada en la lectura de 175.639 puntos de datos, podría predecir no solo la evolución de los pacientes, sino también las posibilidades de recaída, la duración de la estancia hospitalaria o las posibilidades de muerte.

Lo llamativo del sistema es su capacidad para incluir y analizar información antes inalcanzable como notas en PDFs o antiguas estadísticas y combinarlas con nuevos grupos de datos de una forma más rápida y precisa que cualquiera de las técnicas existentes y mostrando, incluso, qué datos concretos llevan a las conclusiones mostradas.

Esta herramienta supondría un gran avance para médicos y hospitales para quienes supondría un ahorro de tiempo considerable que podrían dedicar al cuidado de los pacientes. Pero las ambiciones de Google van mucho más allá.

El siguiente paso para la compañía es integrar este sistema en el día a día de los hospitales para predecir síntomas y enfermedades.

Sin embargo, los intentos de Google por entrar en un nuevo y rentable mercado, el de la salud, no convencen a todos. El monopolio de esta y otras compañías digitales sobre los datos ha hecho saltar las alarmas en el sector y son muchos los que piden ya a las autoridades regulaciones para prevenir que estos datos sean territorio solo de algunas compañías.

Junto a ello, la preocupación por la privacidad de una información tan sensible supone una barrera para la tecnológica a pesar de sus promesas sobre el anonimato y el uso adecuado de los datos médicos.

Aunque estos avances solo han dado sus primeros pasos, Google ya mira a otras especialidades. La radiología, cardiología, oftalmología o dermatología son disciplinas en las que ya trabaja para convertirse en el rey de la revolución digital de la sanidad.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir