Digital

La regulación europea de cookies pone en riesgo la experiencia del consumidor y la efectividad de marketing

Este sábado la regulación de la Unión Europea que obliga a que haya un sistema de opt-in y opt-out para las cookies de las páginas web se ha puesto en marcha. El objetivo es mejorar la privacidad online, pero también tendrá efectos nefastos, y posiblemente nefastos, sobre la industria digital.

Según explica Shaina Boone en Ad Age, que las cookies tengan que aceptarse hace que las experiencias de marca online sean más pobres, las experiencias de los consumidores todavía peores, el comercio electrónico se resentirá y la publicidad y el marketing digital dejarán de ser lo que hoy en día conocemos.

Y es que los críticos a la ley alegan que esta regulación no tiene en cuenta el impacto sobre la industria, y erosionará la calidad de la experiencia online con los anunciantes para los consumidores. Además, aseguran que si los consumidores no aceptan compartir sus datos, acaban con la posibilidad de que las marcas mejoren sus productos y servicios.

Es decir, el opt-out significa que los usuarios no recibirán recomendaciones de películas cada vez que entren en Netflix, o la experiencia 1-Click de Amazon tendrá que sustituirse por una experiencia 15-Clicks. Las puntuaciones y opiniones sobre productos o contenidos dejarán de existir y las búsquedas en Google ofrecerán resultados para ciudades equivocadas.

Para los anunciantes y las agencias, dejar de rastrear datos de los usuarios significa perder los datos necesarios para poder demostrar el valor de una página web o la efectividad de la publicidad, y los directores de marketing tendrán que buscar nuevas ideas con las que justificar las inversiones en los canales digitales.

Para todas aquellas web que operan en territorio europeo, Boone propone 3 consejos con los que evitar cualquier posible sanción:

1. Pon en marcha una audición de las cookies de tu página y consigue documentación sobre todos los cookies de todas las páginas por país. Para ello puedes pedir asistencia a empresas como Evidon o TrustE.

2. Determina una solución y crea un proyecto para la tecnología con la que gestionar los cookies.

3. Asegúrate de que las analíticas y los términos legales están acordes para monitorizar todas las situaciones. Para ello, puedes registrarte para recibir el correo diario de la International Association of Privacy Professionals (IAPP) y tratar de conseguir una certificación.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir