Digital La "sociedad Google": nuestra cultura a través de un buscador

Buscar en Google es una práctica que se realiza constantemente: buscamos recetas, significados de palabras, restaurantes, etc. Dependemos de este buscador no sólo para nuestra vida virtual, sino también para nuestra vida diaria, pero pretender que este buscador sea una máquina desinteresada es muy ingenuo.

Sólo en Alemania 38 millones de usuarios utilizan el buscador al menos una vez al mes y cada uno de estos usuarios invierte de media 75 minutos mensuales en buscar información a través del gigante americano. En sus 14 años de vida Google ha conseguido introducirse en nuestra sociedad y cultura como un elemento totalmente indispensable. La vida se maneja ahora con ayuda de un motor de búsqueda.

Nuestra sociedad, ya bautizada por sociólogos como la “sociedad Google”, se caracteriza por su curiosidad e impaciencia, se busca todo tipo de información y a todas horas a través de Google. Queremos conseguir información acerca de todo y al instante, además queremos que esta información venga “empaquetada” de forma sencilla y fácilmente entendible. ¿Nos ha llevado Google a comportarnos así? Esta pregunta es difícil de contestar, está claro que nuestra sociedad tiende hacia la inmediatez y simplicidad, pero es imposible vislumbrar si Google es la consecuencia de nuestra forma de ser como sociedad o si nuestra sociedad se ha visto afectada en su comportamiento por las pautas marcadas por el buscador.

Una cosa está clara: Google influye en todos, no sólo en empresas o comercios que pretenden vender, sino también en personajes que dependen de la opinión pública, celebridades, etc. Todos se ven afectados por Google. Debido a esto, las estrategias de posicionamiento en motores de búsqueda (SEO) son de vital importancia: conseguir que su página aparezca en posiciones importantes en Google es clave para el triunfo. Google decide así quién existe y quién no.

Y es que Google tiene mucho poder sobre nuestra sociedad y, en último término, sobre nosotros mismos, y aunque en ocasiones se critican funciones del buscador, como por ejemplo la que completa automáticamente los nombres en el campo de búsqueda, Google sabe ser paciente y espera a que pase la tormenta y se calmen los ánimos para no tener que cambiar su forma de proceder. Google es, al fin y al cabo, una ideología prevaleciente y muestra lo mainstream. El buscador es un reflejo de lo que nosotros mismos buscamos, pero ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?

Te recomendamos
En otras webs

repoertaje a3

BackToBasics

Highway To Sales

Oh My Brand

Compartir