Digital

Las consecuencias de la Directiva del copyright para internet

La UE aprueba la Directiva del copyright: ¿y ahora qué?

La reforma de la Directiva del copyright ha sido aprobada en su totalidad este martes. 26 de marzo. Desgranamos las claves de las consecuencias que la ley tendrá para el mundo digital.

directivaTras años de negociaciones y polémicas, la Unión Europea ha aprobado, finalmente, por 348 votos a favor, 274 en contra y 36 abstenciones, la Directiva del copyright que ha dividido a la industria, a las autoridades y a la población.

El motivo de la discordia son dos de los artículos que contiene el texto, el 11 y el 13 que ahora ocupan el 15 y el 17, que han sido aprobadas sin posibilidad de enmienda y que atañen directamente a las redes sociales y a las grandes tecnológicas.

Mientras para unos el objetivo de la ley es proteger a los creadores de contenido en internet, para otros no es otra cosa que una forma de censura, que limitará la libertad en el mundo digital.

Pero, para conocer más en profundidad, todos los aspectos de la recién aprobada directiva y sus efectos en el entorno online, desgranamos todas sus claves.

¿Qué es la Directiva de copyright?

La ley puesta en marcha por la Unión Europea tiene el objetivo de limitar cómo se utiliza el contenido bajo copyright en las plataformas sociales a las que cede la responsabilidad de controlar la violación de los derechos de autor y actuar para que no se produzca. Para ello, podrán monitorizar el contenido que los usuarios suben a las redes.

Actualmente, plataformas como YouTube no son responsables de las violaciones de copyright que se producen en su espacio aunque sí están obligadas a retirarlo.

Asimismo, la ley afecta a agregadores de noticias como Google News que se lucran del contenido de los medios sin ofrecer a cambio la remuneración derivada del uso de un material original.

El artículo 13: una medida antimemes

La gran polémica ha venido de la mano del artículo 13 de la Directiva en el que se recoge que “los proveedores de servicios de contenido compartible y los poseedores de los derechos deben cooperar de buena fe para asegurar que el trabajo sin autorización no esté disponible en sus servicios”.

Esto significa que aquellos sites que contengan contenido generado por el usuario son responsables de las violaciones de copyright que puedan darse. Lo complejo de la cuestión es cómo los responsables de estas webs deben detectar y eliminar este contenido ilegal.

La ambigüedad del texto de la Directiva que se refiere a “tecnologías de reconocimiento de contenido” lleva a pensar en filtros automatizados que escaneen cada pieza de contenido subido, algo que para muchos perjudica la libertad de expresión en internet, limitando el derecho de acceso a la información y afectando de lleno a la privacidad e intimidad, acceso a la cultura y al derecho de libertad de negocio de los usuarios.

La industria tecnológica española expuso su clara condena a este artículo que señala las implicaciones negativas de su aplicación pues, “supone, de facto, una obligación de filtrado convirtiendo a los proveedores en “policías” de la web”.

Según organizaciones como la EFF, esto implicaría que "los sitios que permiten a los usuarios publicar textos, sonidos, códigos, imágenes fijas o en movimiento u otras obras protegidas por derechos de autor para consumo público tendrán que filtrar todas las contribuciones", una definición en la que entrarían desde Twitter a Wikipedia, pasando por foros y comunidades online.

Estos artículos preocupan a internet debido a que pondrían en peligro los proyectos tipo Wiki y recortarían derechos de los usuarios.

El artículo 11, la tasa Google europea

Este artículo afecta directamente a los agregadores de noticias como Google News. El texto legal pretende que estos sites paguen una remuneración justa a los editores por utilizar snippets de sus artículos en sus plataformas.

Hasta aquí parece que los beneficios para los medios son evidentes, sin embargo, no en todos los sentidos. Y es que, gran parte de su tráfico se debe al servicio de noticias de Google que ofrece a los usuarios parte del contenido de los medios y los redirige a sus páginas.

El establecimiento de pagos podría llevar a Google a eliminar su servicio de noticias en más países, como ya hizo en Alemania o España tras establecerse el denominado "impuesto Google" que cobraba a la compañía por la inserción del contenido informativo en su servicio.

Así, la nueva normativa podría provocar un efecto dominó con escasos beneficios para los medios que verían descender el tráfico de sus webs y, por lo tanto, sus ingresos.

Se trataría de una batalla en la que el mayor control de los medios sobre sus contenidos va en detrimento de su rentabilidad en una lucha perdida contra el gigante tecnológico.

A pesar de la oposición de casi todos los agentes del mercado digital y de las lagunas, sobre todo, en lo que respecta a los métodos de control y eliminación de contenido, la Directiva seguirá en marcha.

La buena noticia es que será cada Estado miembro el encargado de interpretar la nueva ley a la legislación propia de cada país. Y, como no se le pueden poner puertas al campo, ya sabe: hecha la ley…

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

Yoigo

Podcast

Atres

Compartir