Digital

Con una nueva legislación que complemente al Reglamento General de Protección de Datos

La UE planea controlar el uso de los datos personales en materia de reconocimiento facial e inteligencia artificial

Ante el creciente uso fraudulento de datos personales y del reconocimiento facial por parte de organismos públicos y empresas, la UE ha decidido endurecer su normativa y otorgar más control a la ciudadanía

datos-personales-reconomiento-facial-IA

La GDPR, conocida en España como Reglamento General de Protección de Datos, es el reglamento europeo relativo a la protección de los datos personales y a la libre circulación de estos datos para las personas físicas. Con su entrada en vigor hace más de un año, la Unión Europea buscaba, entre otras cosas, proteger la privacidad de los usuarios en cualquier ámbito de su vida.

Evidentemente, estos esfuerzos no dejan de lado la polémica que suscita el tema del reconocimiento facial. Esta tecnología comienza a expandir su influencia a nivel global de manera imparable. Sin embargo, la UE tiene previsto establecer controles estrictos que, más allá de la protección y recolección de los datos, centren su atención en el uso que estos datos reciben en ámbitos como la inteligencia artificial.

Por tanto, la UE planea desarrollar una nueva regulación que complemente a la GDPR, aunque aún está por definir. En principio, esta nueva normativa iría orientada a ofrecer a los ciudadanos europeos derechos explícitos y concretos sobre el uso de sus datos en términos de reconocimiento facial.

IA

De esta forma, la nueva legislación pondría el foco en limitar el uso indiscriminado y fraudulento de la tecnología del reconocimiento facial. Además, el nuevo reglamento contemplaría controlar tanto empresas privadas como autoridades públicas, organismos más proclives a tener acceso a datos personales de terceros y a utilizarlos en su beneficio.

Debido a esto, precisamente, la Unión Europea planea impulsar esta iniciativa. Estamos ante la respuesta de la UE frente al uso indiscriminado que ciertos países como China hacen de esta tecnología. Incluso en Reino Unido, que escaparía a esta nueva legislación gracias al Brexit, existen algunos proyectos que tienen en mente emplear los datos personales que poseen a través de esta herramienta. En definitiva, existe una cantidad ingente de casos de abuso que han reabierto este debate sobre la privacidad.

El reglamento actual, para empezar, ya especifica la prohibición en la recolección de datos biométricos susceptibles de ser usados para identificar a las personas. Es más, la única circunstancia que contempla para habilitar la recolección es el consentimiento explícito del ciudadano. El problema hasta ahora precisamente era la falta de poder y de control de los ciudadanos sobre sus propios datos. Precisamente este aspecto es el que quiere mejorar la nueva normativa, dando mayor control a la sociedad sobre sus propios datos.

UE-ciudadanos

Por otra parte, existen documentos oficiales de la UE relacionados con esta temática que indican que "las aplicaciones de inteligencia artificial pueden plantear riesgos significativos a los derechos fundamentales. Los sistemas de IA sin regulación podrían tomar decisiones que afecten a los ciudadanos sin explicación, sin la posibilidad de un recurso o incluso de acceder a un interlocutor responsable".

A pesar del interés de la UE de implementar cuanto antes el nuevo reglamento, aún está pendiente de confirmar con exactitud cuando estará preparada esta legislación. Sobre estos plazos, la futura presidenta de la comisión, Ursula von der Leyden, aseguró que, una vez comenzado su mandato, procurará proporcionar en menos de 100 días "un enfoque europeo coordinado sobre las implicaciones humanas y éticas de la inteligencia artificial".

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

EVO Banco

Podcast

Atres

Compartir