Digital

La vida en livestream: luz, cámaras, acción (y "noodles" en la boca)

livestreamCon un par de clics cualquiera puede ejercer de “voyeur” (digital) y colarse en casas ajenas. En el universo del livestream la privacidad no existe y cosas tan banales como jugar, comer o simplemente dar muestras de una holgazanería extrema (o lo que es lo mismo, no hacer nada) están expuestas a la miradas, sorprendentemente indiscretas, de los demás.

“Me siento aquí y hago cosas”. Así titula Schrammo su último livestream. La mayor parte de las veces Schrammo se filma a sí mismo jugando a la que es sin duda su gran pasión: los videojuegos. En esta ocasión prefiere, sin embargo, dejar los videojuegos a un lado y grabarse a sí mismo haciendo unos cuantos clics en un programa de edición de vídeo.

Schrammo no es realidad ningún ninguna estrella de internet. Es uno de los miles de “livestreamers” que hay en la web Twitch. Portales como Twitch o YouNow registran cada mes millones y millones de visitas. A los “livestreamers” menos populares los ve a veces sólo un puñado de personas, pero da igual, ellos siguen en antena y exponiendo su vida a ojos de los demás.

Los “livestramers” regalan al mundo vídeos de sí mismos dibujando manga, jugando a “Minecraft”, repantingados en la cama o comiendo “noodles”. Pero, ¿por qué hacen algo aparentemente tan absurdo? Simplemente por el placer de entretener a los demás y de hablar con sus seguidores vía chat.

1

Quienes se toman la molestia de hacer y responder preguntas de sus seguidores en sus livestreams acaban posicionándose a veces como expertos en determinados temas. Y eso es claramente un estímulo para los “livestreamers”. “Tienen una necesidad básica de sentirse competentes a los ojos de los demás”, explica Mathias Weber, profesor de Universidad de Maguncia, en declaraciones a Spiegel. Y “mediante el livestream calman esa necesidad”, añade.

¿El otro estímulo que anima a los “livestreamers” a compartir sin ningún tipo de escrúpulos sus vidas con los demás? El afán por tener el mayor número posible de seguidores y competir (a veces a degüello) con otros “livestreamers”. Este espíritu competitivo es muy común, por ejemplo, en la plataforma YouNow, donde casi todos los “livestreamers” son muy jóvenes. En esta plataforma casi todo los que hace y se emite en directo es para encandilar a los fans.

Es lo que hace, por ejemplo, Annie, de 18 años, que da las gracias casi cada minuto a sus nuevos seguidores en YouNow. En esta plataforma Annie baila frente a la cámara del ordenador con su vientre al descubierto y con un cigarrillo entre los labios. “¿Cuántos años tienes?”, le preguntan algunos usuarios vía chat. “¿Tienen perro?”, le interpelan otros. Annie coloca los dedos en sus manos en forma de corazón y responde a sus fans: “¡Os quiero mucho a todos!”.

2

El narcisismo es claramente uno de los principales ejes en torno a los cuales pivota YouNow, explica Weber. Pero en esta plataforma no sólo hay espacio para los ególatras. “Algunos jóvenes echan simplemente mano del livestream para consolidar, con bastante estilo, su propia identidad como personas”, dice. Y agradecen, claro está, los cumplidos de los demás.

Es el caso de Leon, un joven que si limita la mayor parte de las veces a sentarse frente al ordenador y presumir de su cabellera rizada mientras recibe mil y un elogios por su peinado. “Creo que sinceramente a todos nos gustan los cumplidos”, señala Leon. “Cuando escuchas a los demás diciéndote que eres muy guapo, te sientes lógicamente halagado”, agrega.

A comienzos de 2015 YouNow se vio en el ojo del huracán por permitir supuestamente que menores de edad se expusieran a interrogatorios e incluso vejaciones sexuales por parte de otros usuarios. YouNow se defendió entonces de las acusaciones asegurando que todos aquellos que observaran comportamientos que contravinieran las reglas de su plataforma podían denunciarlo. De hecho, un equipo de moderadores vela por la protección de los usuarios de YouNow.

A día de hoy tanto YouNow como Twitch son plataformas totalmente consolidadas. Recientemente Twitch ha lanzado sendas divisiones para artistas y cocineros. Y en la web Livecoding.tv es posible observar a programadores en su trabajo diario frente al ordenador.

También gigantes como Facebook y Google tienen la vista puesta en el fenómeno del livestream. Google estaría trabajando, según algunos medios de comunicación, en la plataforma de livestreaming YouTube Connect. Y la red social de Mark Zuckerberg acaba de lanzar la herramienta para emitir vídeos en directo Facebook Live.

“Para la mayor parte de los ‘livestreamers’ filmarse a sí mismos frente a la cámara del ordenador es un mero hobby”, afirma Weber. “Siempre y cuando, eso sí, ese hobby les reporte un número suficiente de seguidores”, matiza.

En Corea del Sur la moda del livestream ha cobrado una nueva dimensión que emparenta directamente con la comida, con las orgías culinarias para ser más precisos. A través de la plataforma Afreeca.com la joven Rachel Ahn da cuenta de ricos (y opíparos) banquetes frente a la cámara. Y lo cierto es que tiene muchísimos seguidores. En la era digital la gente parece divertirse con cualquier cosa, también viendo a alguien comiendo a dos carrillos frente al ordenador. ¡Ver para creer!

3

Te recomendamos
En otras webs

Enamorando

2btube

Ojo

Hotwire

Compartir