Digital

La web tuvo su momento, el móvil está despuntando… ¿Y ahora?

La web tuvo su momento, el móvil está despuntando… ¿Y ahora?La industria informática está llenándose, cada vez más, de pequeñas tecnologías muy inteligentes de las que se asegura que son el último hito, o el producto digital de mañana, además de presentarse como la única solución posible para resolver las necesidades informáticas de cualquier usuario. Pero todas estas nuevas iniciativas tendrían que echar la vista atrás hacia la historia, prestar más atención y entender cuáles son las tendencias que está viviendo la industria tecnológica actualmente.

A día de hoy, la industria oscila entre dos estructuras basadas en la computación en nube, que se supone es la reinvención de la unidad principal de potencia y almacenamiento de nuestros dispositivos electrónicos. Pero, a pesar de la utilidad ya demostrada de este nuevo sistema de almacenamiento, todavía hay que ver si es capaz de resolver los problemas informáticos de los usuarios, si es capaz de estar a la altura de la demanda y si permite recoger todos los datos de un centro de almacenamiento en un dispositivo tan pequeño como un teléfono móvil.

La World Wide Web ya ha sido relegada al puesto de “gran hito de ayer”. Los ordenadores con los que crecimos y que nos ayudaron a descubrir internet no son más que viejas máquinas que rápidamente se han visto reemplazadas por dispositivos de consumo cada vez más insertos en el día a día de los usuarios. Pero, y aunque el móvil se está coronando como el dispositivo del futuro para hoy, es evidente que pronto veremos el iPhone con los mismos ojos con los que miramos a un viejo y beige ordenador de sobremesa.

Pero, según asegura Alasdair Allan en O’Reilly Radar, ni la industria tecnológica ni los expertos han sido capaces de darse cuenta de cuál es la realidad que se esconde detrás. Se ha estado intentado reinventar el ordenador de sobremesa en un dispositivo cada vez más pequeño, y esto ha derivado en las plataformas móviles que estamos consumiendo hoy. Pero lo que la gente quiere realmente, y cada vez más, son dispositivos no sólo que funcionen, sino que hagan las cosas que quieren. “La gente nunca quiso ordenadores. Querían lo que los ordenadores podían hacer por ellos. Las máquinas generales en las que pensamos hoy en día como ‘ordenadores’ se disiparán de forma natural en el entorno a medida que nuestra tecnología vaya mejorando”, comenta Allan.

Aquellos que aseguran que el cloud computing y las aplicaciones web son el futuro, tienen que tener en cuenta que estas novedades ya están viviendo su momento, y la web, tal y como la conocemos, no parece más que un vestigio del pasado. En cambio, los datos, como tales, sí que parecen apuntar hacia la dirección que tomará la industria en el futuro y la web y su arquitectura sólo serán su materia prima.

Y después, es posible que la informática omnipresente sea el último grito por llegar, algo que vendrá provocado por el interés cada vez mayor de conseguir más datos. Haciendo que los datos se conviertan en algo secundario y en la nueva materia prima.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir