Digital

Las 3 razones por las que Apple Pay sí va a funcionar

apple payUna de las características más atractivas del nuevo iPhone 6 es la incorporación de un chip de tecnología NFC que permite a los usuarios utilizar el nuevo servicio conocido como Apple Pay: una forma de pago en la que nuestro terminal funciona del mismo modo que una tarjeta de crédito.

Posible solución al mercado del pago móvil que tendrá implicaciones en la mejora de los sistemas de seguridad de los pagos electrónicos. Pero lo cierto es que estamos hablando de un servicio en el que Apple no es pionero ya que ha sido utilizado por otros antes como Google Wallet o PayPal, pero ¿conseguirá Apple triunfar donde estos fracasaron antes? He aquí tres razones por las que Apple Pay ha iniciado la senda del éxito:

1. El timing de Apple es el adecuado

La mayor evidencia del interés de la compañía de la manzana en los pagos móviles llegó en la primavera de 2013 con la incorporación en el iPhone 5S de un sensor de autentificación de huellas digitales en su botón de inicio. Si se hace bien, el pago a través de móviles puede convertirse en la primera línea de defensa contra el uso fraudulento de tarjetas de crédito que supera los 15.000 millones de dólares anuales en todo el mundo.

Apple Pay es incluso más seguro que el chip EMV o los tradicionales pin de las tarjetas ya que con este sistema la información de los usuarios queda almacenada en un monedero electrónico a través de una simple fotografía en la que se captura el número personal (PAN) que aparece en la parte frontal de la tarjeta así como la fecha de caducidad. Apple Pay aplica el algoritmo para “tokenizar” el PAN y se utiliza el sensor de huella dactilar para confirmar la identidad del usuario. El token pasa de nuestro iPhone al comerciante o web para finalizar la transacción. Si este es interceptado, es totalmente inútil.

El uso exclusivo de Apple de este sistema de identificación lo convierte “entre cinco y seis veces” más seguro que los sistemas de pago a través de tarjeta según Barry McCarthy, presidente de Servicios Financieros en FirstData.

2. Apple ha dictado las condiciones

Muchos han especulado con el tiempo que la compañía lleva trabajando en el desarrollo de su sistema de pagos móviles pero lo cierto es que Apple comenzó la búsqueda de socios recientemente. : "Hemos trabajado con Apple desde el verano de 2013 en este sistema y ya hemos trabajado conjuntamente con anterioridad. De los más de 400 empleados que trabajaron en el proyecto altamente secreto alrededor de 100 conocían al socio de pagos móviles de Apple”, explica un portavoz de JPMorgan Chase bank.

Apple es famosa por dictar términos muy estrictos de cara a los socios con los que trabaja en sus nuevos proyectos. Para el desarrollo de Apple Pay la compañía insistió en que todos sus socios entre los que se incluían los principales bancos utilizasen nombres en clave para ocultar su participación en el proyecto. El secretismos y hermetismo alcanzó tales niveles que las reuniones se realizaban en habitaciones sin ventanas.

3. Apple no reinventa la tecnología

A pesar de que este tipo de sistema de pagos fue inaugurado por Google Wallet en 2011 lo cierto es que Apple ha demostrado tener más éxito al entrar en nuevas áreas de negocio de la misma forma que ha demostrado ser económicamente viable aunque para no faltar a la verdad la compañía no tiene un historial impecable.

¿Por qué funcionará ahora? La respuesta es muy sencilla: Apple ha decidido no reinventar la tecnología y se ha centrado en la experiencia del usuario. Apple Pay funciona con el sistema NFC que cuenta con casi 10 años de antigüedad por lo que la compañía realmente no ha innovado en el núcleo tecnológico que permite realizar este tipo de pagos. Lo que sí ha sabido hacer Apple es conseguir que esta tecnología ya existente fuera accesible y segura para los usuarios.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir