Digital

Las 7 grandes mentiras que se contaron en la conferencia anual "Digital Hollywood"

Las 7 grandes mentiras que se contaron en la conferencia anual "Digital Hollywood"Esta semana ha tenido lugar la conferencia anual Digital Hollywood, que reúne a los ejecutivos de Los Ángeles, Nueva York y San Francisco para intentar dar algo de sentido a la industria. Desde hace unos años las conversaciones se repiten, advirtiendo sobre la llegada de lo digital y la necesidad de estar preparado para ello, pero después concluyen que no ocurrirá de un día para otro, por lo que pueden seguir con su día a día como si no pasara nada.

Jim Louderback, CEO de Revision3 Internet Television, acudió al encuentro y ha recogido, en AdAge, las 7 grandes mentiras que más le decepcionaron y que comentaron distintos ponentes durante la convención.

1. El vídeo en internet es distinto de la televisión: un ejecutivo de NBC afirmó que “nosotros hacemos episodios de televisión y contenidos de pequeño formato”, considerando los primeros con entretenimiento real, y los segundos como meros anuncios. Otro aprovechó para ridiculizar los vídeos online considerándolos podcasts. Pero lo cierto es que el vídeo es vídeo, se emita donde se emita, y el vídeo online está siendo capaz de concentrar audiencias tan grandes, tan apasionadas y tan valiosas como los programas de las grandes cadenas de televisión y cable.

2. Las cosas buenas cuestan dinero: muchos ejecutivos de las grandes compañías consideran que es esencial invertir grandes presupuestos para crear un único programa y lograr que éste tenga éxito. Realmente no hay más que echar un vistazo a alguno de los programas de más éxito en la red para ver que algunos se han creado con presupuestos muy pequeños y son mucho mejores que algunos de los que podrían encontrarse en la televisión tradicional. El tamaño no es tan importante cuando se trata de presupuestos y calidad.

3. Necesitamos otras fuentes para pagar los contenidos: el problema es que, como crear un programa es tan caro, tienen que emitirse hasta la saciedad para equilibrar los ingresos. El problema es que esta emisión repetitiva está haciendo que se escape mucho dinero en esta industria. Y ese sistema antiguo ya no funciona en un modelo basado en la difusión de contenidos a través de la IP donde, cualquiera, en cualquier parte del mundo, puede acceder a los mismos servidores, los mismos bits y las mismas fuentes. Las grandes compañías tendrán que adaptarse a la nueva era y crear un modelo acorde.

4. Todo trata sobre la gran experiencia común y en HD: para los programadores las pantallas enormes y de gran resolución parecen ser la respuesta a todos sus problemas, pero la realidad es que importan todas las pantallas. Si quieres ver un programa y lo único que tienes es tu teléfono móvil, lo verás ahí. Una vez en casa, con una pantalla más grande, podrás ver exactamente el mismo programa. A pesar de que ver un programa en comunidad es importante, esa experiencia puede tenerse en cualquier pantalla, ya sea de 4 pulgadas o de 40.

5. La batalla por el salón se ha acabado: como se comenta en el punto anterior, no se trata del salón, sino de cualquier habitación, ni de la gran televisión, sino de cualquier pantalla. La batalla por lo que se ve en esas pantallas y dónde es importante, y todo indica que irá a más. Ahora los miembros de una familia se pelearán por utilizar según qué dispositivo para ver según qué contenidos, una situación que se incrementa a medida que van apareciendo dispositivos nuevos y, por qué no, la factura de la luz no deja de subir.

6. El cable y el satélite seguirán dominando la industria: en Digital Hollywood se comentó que los operadores multicanal como DirecTV, Comcast o TimeWarner tenúan una posición invulnerable. Pero fuera de la posición oficial parece que su monopolio está cayendo. Las empresas están empezando a plantear sistemas que permitan ofrecer contenidos a través de internet y la IP de sus suscriptores, como Comcast. Por otro lado, ya hay iniciativas que buscan la forma de ofrecer contenidos a la carta a través de multitud de pantallas. Y desde luego parece que este es el modelo que liderará en los próximos años.

7. Los consumidores están llegando a la saturación digital: para Louderback, no se trata de saturación, sino de aceleración de los dispositivos. Los usuarios están empezando a comprar nuevos dispositivos a medida que las grandes compañías tecnológicas los lanzan y es que estos nuevos aparatos tecnológicos están empezando a definirnos a medida que nos vamos convirtiendo en personas cada vez más conectadas por el “miedo a perderme algo”. Louderback es tajante: “si estás cansado de los dispositivos, no estás viviendo en el mundo de hoy”.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir