Digital

Las apabullantes cifras del negocio (no siempre legal) de Airbnb en el territorio español

Desde que Airbnb, la plataforma de alquiler de pisos turísticos de particulares, llegara a España, todo han sido polémicas.

Y no tanto para los usuarios y los arrendatarios que se encuentran encantados con la oportunidad de obtener una estancia más barata que en un hotel para unos, y un verdadero negocio para otros, sino para autoridades y vecinos que han visto cómo la situación se les está yendo de las manos.

El descontrol que se ha generado a raíz de este nuevo modelo de economía colaborativa ha traído consigo enormes perjuicios en numerosos sentidos.

Por un lado para la Administración que, ante la falta de regulación en este campo, se ve limitado a la hora de hacer cumplir la legalidad a los usuarios de estas plataformas tanto a través de las obligadas licencias de alquiler turístico como de las contribuciones fiscales derivadas de las rentas.

Pero el malestar se ha trasladado también a la propia ciudadanía que se queja del ruido y de la suciedad que el aumento de este tipo de alojamiento les ha provocado a pocos metros de sus casas.

Asimismo, ciudades como Barcelona o Madrid, han visto cómo se reducían los pisos de alquiler de larga duración pues, muchos propietarios prefieren el alquiler temporal que les reporta mucho más dinero.

De esta manera, nos encontramos en una situación en la que la oferta de alquileres de larga duración es escasa en las grandes ciudades en las que la demanda no deja de aumentar derivando en aumentos excesivos de los precios de renta.

La magnitud del fenómeno Airbnb ha sido tal en Madrid, Barcelona o Palma de Mallorca que en solo 3 años, la oferta de este tipo de alojamientos se ha multiplicado por 5.

Según cifras de Inside Airbnb y Airdna, que recoge el diario El Economista, Barcelona cuenta con entre 17.370 y 20.500 alojamientos registrados en la plataforma de los cuales un 70% son "ilegales" al no tener las licencias obligatorias.

Esto supone un incremento del 325% desde el año 2014, cuando se registraban 4.500, y un 40% más que en 2016. Además, en la Ciudad Condal, de esta oferta la mitad se corresponden a viviendas completas y el 75% de los pisos se alquilan durante más de 200 días al año.

En el caso de Madrid, aunque las cifras son menores, el problema no lo es. Con un total de 12.775 pisos ofertados, el 60,2% son viviendas completas y el 76,8% se ofertan durante más de 200 días al año. Desde 2014, el aumento de la oferta en la capital se cifra en un 5,6% y solo desde el año pasado se ha incrementado un 38%.

Más de lo mismo ocurre en Mallorca en donde de los 14.858 pisos ofertados actualmente, el 87,5% son completos y el 94,8% se oferta durante buena parte del año.

Asimismo, las cifras también revelan que la mayoría de los anfitriones, en las tres ciudades, cuentan con más de un piso en alquiler. Mientras en Madrid son el 54,3%, en Barcelona alcanza el 63,2% y en Mallorca asciende hasta el 69,8%.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir