líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las claves de la integración de la realidad aumentada en el marketing digital

Tradicionalmente, la realidad aumentada se refiere a la superposición de información digital en un vídeo en directo. Pero también se ha empezado a aplicar a otras áreas como el control gestual o la captación del movimiento, como hace el Kinect de Microsoft. No hay que confundir realidad aumentada con realidad virtual ya que consiste, en su forma más básica, en utilizar los recursos digitales para mejorar las interfaces y experiencias de los usuarios en el mundo real. Se “aumenta” el entorno visible con información digital.

Ya hay empresas, como GE, Nestlé o Lego, que ya están utilizando la realidad aumentada, pero también hay que tener cuenta que puede no ser un buen recurso para todas las marcas. Si no encaja de forma natural en un producto, no se puede forzar. Por otro lado, igual que cualquier tecnología emergente, existen dudas sobre cómo medir el ROI, sobretodo teniendo en cuenta que en función del objetivo y el programa se utilizarán unas mediciones u otras.

A la hora de encajar estas estrategias de realidad aumentada en el proyecto digital, hay que desarrollar una estrategia digital en primer lugar, asegura Matthew Szymczyk en AdAge. Hay que determinar por qué se quiere utilizar la realidad aumentada, cuáles son nuestros objetivos, si buscamos participación, branding, etc. Si no se tiene muy claro cómo se utiliza la realidad aumentada de forma efectiva, hay que recurrir a agencias especializadas para desarrollar estas estrategias.

Pero hay muchos que temen adentrarse en la realidad aumentada por si sólo se trata de una moda. Desde luego, está claro que hay mucho entusiasmo últimamente en torno a toda esa tecnología que nos permite superar las propias limitaciones de la tecnología actual y la realidad aumentada en el móvil es un área donde las limitaciones de la tecnología móvil no están acordes con las expectativas de las marcas y los consumidores. Un estudio de Forrester reveló que la realidad aumentada para móvil todavía no está a punto, en cambio, la realidad aumentada en la web y en los locales es mucho más madura u mucho más práctica hoy en día. Aún así, todavía queda mucho por hacer, por lo que son muchos los que creen que a la realidad aumentada todavía le queda una larga vida.

Existen tres clases de realidad aumentada, la web, que utiliza el ordenador de un consumidor y su webcam para ofrecer una experiencia habitualmente a través de un marcador, una imagen o la captación de movimiento; la local, similar a la web pero con aplicaciones más potentes que utilizan tecnología 3D o de reconocimiento facial; la móvil, que utiliza las capacidades de imagen del móvil para mostrar información digital sobre el entorno del usuario.

 

15 aplicaciones que darán valor añadido a tu página de fans en FacebookAnteriorSigueinteReino Unido acepta el product placement en televisión

Noticias recomendadas