Digital

Science elabora un estudio sobre el alcance de las fake news

Las fake news tienen un 70% más de probabilidades de ser compartidas

Las fake news tienen un 70% más de probabilidades de ser compartidas Las fakes news siempre ha existido, pero las redes sociales como Facebook o Twitter han agravado este problema. Así lo ha comprobado un estudio publicado en la revista científica Science sobre el alcance de las noticias falsas en las redes sociales.

Para llevar a cabo esta investigación, los investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) han analizado la importancia de 126.000 noticias tuiteadas por tres millones de personas durante 2006 y 2017. La veracidad o falsedad de estas noticias la habían comprobado anteriormente otros organismos de verificación.

Como principal resultado, el estudio refleja que las fakes news tenían un 70% de posibilidades de ser compartidas en Twitter. Además, su expansión en la red social alcanzaba entre 1.000 y 100.000 personas.

El estudio también recalcó que las noticias políticas son las que más veces se convertían en fake news. Esto se debe a que el mayor punto de penetración de este tipo de noticias llegó tras las elecciones norteamericanas en 2017.

Science destaca que las fakes news suele compartirse sobre todo porque los usuarios en redes sociales comparten con mayor frecuencia aquella información que consideran novedosa. Y, sorprendentemente, el artículo concluye exponiendo que los bots comparten del mismo modo las noticias verdaderas que las falsas, por lo que la mayor difusión de las fake news se debe sobre todo al factor humano.

“Lo que más queremos transmitir es que las fake news son un problema real, un problema difícil de abordar y un problema que requiere una investigación seria. Los que difunden noticias falsas están usando métodos cada vez más sofisticados. Si no tenemos suficiente información sobre el problema, nunca podremos diseñar intervenciones que funcionen”, declara Menczer, coautor de uno de los artículos de Science.

Ante este grave problema, desde Science aconsejan que se lleven a cabo dos tipos de movimientos: centrarse en hacer que la sociedad pueda reconocer este tipo de noticias y  hacer cambios desde las propias redes sociales para prevenir que se comparta tal contenido.

Por ello, los autores del estudio piden que Google, Facebook y Twitter asuman una ” responsabilidad ética y social que trascienda las fuerzas del mercado”. De momento, Facebook está contribuyendo a combatir las fakes news con sus propios algoritmos.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir