Digital

¿Cómo afectará la reforma del copyright?

Las luces y oscuridades de la nueva reforma europea sobre propiedad intelectual

El pasado miércoles, el Parlamento Europeo aprobó la reforma de la regulación sobre los derechos de propiedad intelectual. ¿Qué supone para el mundo esta nueva regulación?

reformaAunque no todo el mundo estaba convencido de que saliera adelante, el Parlamento Europeo finalmente aprobó la nueva reforma a la regulación sobre derechos de autor, por amplia mayoría (438 a favor, 226 en contra y 39 abstenciones). Una reforma que podría tener un amplio calado y no solo en territorio europeo.

La parte más polémica, según buena parte de los críticos, es aquella que obliga a todos los operadores a adoptar filtros de carga similares a los que ya utiliza YouTube. Estos filtros están dirigidos a evitar que los usuarios suban contenido que ya posee copyright. ¿El problema? Desarrollar estos filtros podría ser caro y existe una alta probabilidad de que arrojen falsos positivos.

Pero esta no es la única polémica. Como señala Wired, también se exigirá a los propietarios del portal que paguen por mostrar fragmentos de contenido. Aunque los enlaces y los listados de los motores de búsqueda estarán exentos de este denominado, precisamente, “impuesto al enlace”.

Gus Rossi, director de política global en Public Knowledge, ha afirmado que esta propuesta “probablemente limitará el intercambio de información online”. Además, ha afirmado que es muy posible que los sitios web decidan simplificar el proceso aplicando el cambio a nivel global. Rossi asegura que esto podría disminuir “la capacidad de los usuarios estadounidenses de compartir memes, sátiras políticas o artículos de noticias online”.

Pero, obviamente, no todos son críticas. También se han esgrimido muchos argumentos para aplaudir la aprobación de la reforma. Los defensores de la misma aseguran que es necesaria para proteger a los artistas del “pirateo” de su trabajo. Asimismo, señalan el peligro que correrían periódicos y periodistas si no se hubiera aprobado, dejando que sus modelos de negocio sean socavados por los gigantes tecnológicos. Una coalición de editores europeos ha llegado a afirmar que “es un gran día para la prensa independiente y para la democracia”.

Julia Reda, miembro del Partido Pirata de Alemania (Piratenpartei Deutschland) y del Parlamento Europeo, ha señalado que esta nueva versión tan solo ha hecho “cambios cosméticos” a las partes más polémicas de la que ya fue rechazada en julio.

Uno de los cambios más importantes de esta nueva regulación se introduce en el artículo 13 de la propuesta. Dicho artículo responsabiliza directamente a las plataformas de las infracciones de contenido que se produzcan en las mismas. Tradicionalmente, toda la responsabilidad recaía sobre los usuarios que habían subido el contenido que infringía los derechos de autor.

Aunque algunas versiones de la propuesta que habían sido publicadas anteriormente, junto a las enmiendas presentadas, especifican que las pequeñas empresas estarían exentas de estas reglas, además de ciertos sitios, como plataformas de código abierto o enciclopedias online gratuitas.

Las versiones presentadas no requieren de forma explícita que las empresas adopten tecnología de filtrado automático pero los críticos consideran que responsabilizar a las plataformas del contenido equivale una exigencia implícita. Unos filtros que podrían acabar aplicándose también fuera de Europa.

Y no solo el Partido Pirata se opone. También lo hacen grandes figuras de la historia de internet. A principios de este mismo año, más de 70 pioneros de la red firmaron una carta abierta mostrando su oposición. Entre los firmantes se encuentran pesos tan pesados como el inventor de la web Tim Berners-Lee o el fundador de Wikipedia, Jimmy Wales. Si hace 25 años el artículo 13 hubiera estado en vigor, afirman, internet no se habría desarrollado como lo ha hecho.

Además, los sistemas de filtrado están lejos de ser perfectos. No sería la primera vez que YouTube elimina un vídeo de forma errónea o que empresas o particulares envían avisos de infracción de copyright solo para silenciar a los críticos.

Por otro lado, el artículo 11 sería uno de los que más incidencia tendría sobre redes sociales como Twitter o Facebook. En este caso, la reforma exigiría a estos portales que paguen a los editores o limiten el texto utilizado en los enlaces cuando compartan fragmentos de contenido.

“Las personas quieren tener acceso a noticias de calidad y a contenido creativo online. Siempre hemos dicho que la innovación y la colaboración son la mejor forma de lograr un futuro sostenible para los sectores informativos y creativos europeos y estamos comprometidos a mantener una estrecha relación con estas industrias”, ha señalado Google. Desde Facebook no han querido realizar comentarios.

Estas dos compañías han sido, probablemente, las principales “impulsoras” de esta propuesta, o al menos las que más estaban en la mente de los impulsores. Axel Voss, el principal político detrás de la reforma y miembro de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania,  ha señalado que la proposición no es perfecta, pero es mejor que dejar que los gigantes tecnológicos infrinjan el copyright de los autores.

Pero lo cierto es que no se pueden sacar más conclusiones que las especulaciones. El Parlamento Europeo todavía tiene que negociar una propuesta de reforma final junto al Consejo Europeo, por lo que todavía no se conocen las reglas exactas. Una vez llegado al acuerdo, cada miembro de la Unión Europea tendrá que aprobar sus propias leyes que armonicen con la reforma europea. Puede que finalmente se recojan las opiniones de críticos como Reda, que piden retirar la obligatoriedad de los filtros automáticos.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir